Rana gigante del Titicaca

Nombres comunes: Rana gigante, Jamphatu huankele (Aym.), keles

Especie: Telmatobius culeus (Garman, 1875)

Categoría de amenaza: En Peligro Crítico (MMAyA, 2009 y IUCN, 2004)

Especie de cuerpo grande, cabeza redondeada frontalmente, ancha y aplanada, y con tímpano oculto. Su principal característica de la Rana gigante del Titicaca es su piel, que es suave y holgada en forma de saco y cuelga en pliegues desprendidos. Dorsalmente es muy glandular provocando, cuando la especie es cogida con la mano, una secreción mucosa muy pegajosa, aunque no irritante. La piel puede ser verrugosa sobre los costados. La coloración del dorso es variable en los diferentes individuos, desde olivo claro uniforme a oscuro con diferentes diseños que pueden variar desde motas blancas o puntos hasta parecer grises, ventralmente el color es más claro y uniforme pudiendo ser blanco, gris claro hasta anaranjado como generalmente se observa en el Lago Menor. Los dedos anteriores son libres, y los posteriores semi-unidos. El largo de su cuerpo es mayor a 140 mm y su peso es de alrededor 150 g. Dependiendo del lugar de captura, el tamaño es variable habiéndose encontrado los especímenes más grandes en los alrededores de la Isla del Sol, de más de 380 g de peso (modificado de Garman 1875).

Distribución: Es una especie endémica del Lago Titicaca, departamento de La Paz en Bolivia y Puno en Perú (Vellard, 1951, 1991), encontrándose en la ecorregión de la Puna Norteña (Ibisch et al., 2003).

Hábitat:

La distribución de la especie es de preferencia en el litoral, donde la presencia de macrófitas llega hasta más de los 10 m de profundidad (Dejoux, 1991).

Estado de conservación:

No existen medidas de conservación actuales a nivel nacional, sin embargo, como otras especies se ampara en el Decreto Supremo 25458 de la Veda General Indefinida, y la Ley del Medio Ambiente 1333 (1992) en sus artículos 52 al 57.

Medidas de conservación:

Entre las medidas de conservación propuestas, al tratarse de una especie con potencial para su comercialización, antes de pensar en un aprovechamiento sostenible, se debe pensar en iniciar un programa de conservación considerando que su comercialización no es rentable. Algunas de las posibles medidas son: 1) elaborar una normativa que prohíba el expendio de esta especie viva o muerta; 2) generar estrategias que permitan minimizar el impacto de las actividades humanas en el Lago (contaminación orgánica, basura, aguas servidas, plaguicidas, caza); 3) desarrollar programas de sensibilización sobre la importancia de esta especie, a nivel local; 4) incrementar el conocimiento sobre la biología y ecología; 5) iniciar un programa de monitoreo a mediano y largo plazo de las poblaciones en ambos sectores del Lago Titicaca y; 6) cría en cautiverio con fines de repoblamiento.

Referencias:

Rodrigo Aguayo. 2009. Anfibios. Pp. 29-85. En: Ministerio de Medio Ambiente y Agua 2009. Libro rojo de la fauna silvestre de vertebrados de Bolivia. La Paz, Bolivia.

IUCN 2010. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2010.4. . Downloaded on 11 April 2011.

Ministerio de Medio Ambiente y Agua 2009. Libro rojo de la fauna silvestre de vertebrados de Bolivia. Ministerio de Medio Ambiente y Agua, La Paz, Bolivia. 571 pp.

Enlaces:

http://www.iucnredlist.org/details/57334/0