Logros, desafíos y alianzas

Durante los últimos 24 años de trabajo en Bolivia, CI ha tenido muchos logros que incluyen:  

 

  • En 1988, el primer canje de deuda comercial por conservación en el mundo en apoyo a la Estación Biológica del Beni.
  • En 1990, el apoyo a la creación del Parque Nacional Madidi a consecuencia de la primera Evaluación Biológica Rápida en la historia de CI.
  • La elaboración de Planes de Ordenamiento Territorial para cinco municipios.
  • La elaboración de Planes de Manejo de tres áreas protegidas nacionales.
  • Apoyo a la creación de cuatro áreas protegidas municipales en más de 2,5 millones de hectáreas.
  • Apoyo a la elaboración de Planes de Vida de tres Tierras Indígenas.
  • Apoyo al manejo integrado de la cuenca del Arroyo Bahía en Pando.
  • Apoyo a emprendimientos sostenibles de comunidades y pueblos indígenas en Bolivia, con más de 7.000 beneficiarios (turismo, Cacao, Vicuña, Llama, Asaí, Almendra del Beni, etc.)

 

Durante la última década, las actividades de CI se han dirigido hacia un desarrollo humano en armonía con la naturaleza, incluyendo la creación y el apoyo a emprendimientos indígenas como por ejemplo, el famoso ecoalbergue Chalalán. En 2009, CI-Bolivia unió fuerzas con el PNUD para publicar un galardonado informe sobre Desarrollo Humano, "La Otra Frontera", que explora y promueve una ruta de desarrollo alternativo para Bolivia.

 

 

 

Cumbre de Mujeres Ecuador 2022 - CDM -4840
© César David Martinez

NUESTRA VISIÓN DE CAMBIO AL 2025 es es reducir la vulnerabilidad al cambio climático en Bolivia, protegiendo los bosques naturales del Amazonas y promoviendo su uso sostenible por su valor para el bienestar humano.


NUESTRA META PARA 2025

 

  1. Incrementar en 8 millones de hectáreas adicionales de áreas protegidas y espacios de manejo sostenible la Amazonia boliviana, reduciendo el impacto climático y mantener las funciones de los ecosistemas.
  2. Promover la producción sostenible en 1 millón de hectáreas.

 

Territorios indígenas con gestión sostenible

25% de toda la Amazonía está gestionada por pueblos indígenas; en la Amazonía boliviana la figura sigue la misma tendencia. Es fundamental apoyar en la mejora de sus medios de vida, la gestión sostenible de sus territorios y el desarrollo sólido y equitativo de sus organizaciones, potenciando la participación y empoderamiento de mujeres y jóvenes.

Un millón de hectáreas con producción sostenible

En el norte Amazónico de Bolivia, el bosque está en pie principalmente porque tiene un valor para la economía de las comunidades, especialmente en zonas bajo recolección de almendra del Beni o castaña. Existe un potencial de más de 6 millones de hectáreas que pueden ser parte de una gestión integral del bosque, que debería ser respaldada por instrumentos de gestión.
 

Nuestros aportes recientes

Se apoyó el proceso de titulación de tierras en Tacana II y el diseño e implementación de Planes de Vida de los pueblos Indígenas Tacana I, San José de Uchupiamonas, T’simane y Mosetene en el Norte de La Paz y los Pueblos Indígenas Yaminahua y Machineri en el departamento de Pando.
_GV_7890 copia
© Gabriela Villanueva

 NUESTROS APORTES RECIENTES

 

Hasta 2018 se han firmado 18 Acuerdos de Conservación en el Norte de La Paz y en Pando, para la protección de 162.455 hectáreas, beneficiando a más de 3.000 mujeres y hombres.

Los Acuerdos de Conservación han fortalecido las estrategias comunitarias para reducir la deforestación, al mismo tiempo que promueven la diversificación de los medios de vida de las familias a través del manejo sustentable de productos forestales, agricultura sustentable, ecoturismo y protección de fuentes de agua, entre otros.

  1. La creación del Área Municipal de Conservación y Manejo del Bajo Madidi por el municipio de Ixiamas, adicionando 1,53 millones de hectáreas a la conservación.
  2. La creación del Área Natural de Manejo Integrado – ANMI Guanay con 110.837 hectáreas (32% del municipio), donde se cobijan gran variedad de especies endémicas y también amenazadas.
  3. La identificación de un potencial de conservación de 300.000 hectáreas adicionales en el propuesto corredor de conservación Cotapata-Madidi.

RETOS HACIA EL 2025

 

1,2 millones de hectáreas en Acuerdos de Conservación

Los acuerdos de conservación son instrumentos para apoyar la conservación a nivel comunal mediante incentivos. La comunidad decide metas de conservación y en compensación CI brinda apoyo técnico o material siguiendo un proceso de consulta previa, libre e informada. Son un excelente herramienta en espacios donde no existe un área bajo régimen de protección/conservación o una tierra indígena, pero también se usan como instrumentos para apoyar la gestión de las áreas protegidas y tierras indígenas.

  • Establecer nuevos Acuerdos de Conservación con comunidades y pueblos indígenas en la Amazonía para la protección de 950.000 hectáreas.
  • Renovar Acuerdos de Conservación existentes por aproximadamente 200 mil hectáreas
  • Incrementar en 3,8 millones de hectáreas adicionales de la Amazonía en tierras bajas.
  • Incrementar en 500.000 hectáreas adicionales la protección en bosques de montaña de las cabeceras de la Amazonía.
  • Dada la valiosa experiencia en el desarrollo de normas comunales para la autogestión de los Acuerdos de Conservación, apoyar la generación de normas comunales en todos los acuerdos futuros, y así asegurar la efectiva gestión de estos espacios de conservación.
  • Con el fin de avanzar hacia las metas trazadas hacia el 2025 expandir esfuerzos a otras zonas del bioma Amazónico y en el futuro a la Cuenca hidrográfica del Amazonas en Bolivia.

© César David Martinez

El logro de las metas propuestas será posible en tanto CI Bolivia logre inspirar el trabajo de otros actores que apoyan la conservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático, para que contribuyan desde su propia perspectiva y capacidad.

En este entendido, es urgente la participación de organizaciones indígenas, productores locales, municipios, gobernaciones, ONG y el gobierno central. Así como también, un apoyo continuo de la cooperación internacional y otros actores que apoyan financieramente los esfuerzos de la sociedad boliviana para conservar ecosistemas y especies clave.

Creemos firmemente que la conservación tendrá éxito únicamente si nuestro trabajo se basa en alianzas estratégicas. Por ello, nuestras acciones están dirigidas a trabajar junto a actores locales, apoyando el desarrollo de sus capacidades y buscando en la colectividad, actitudes favorables hacia la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales.