¿Qué puedes hacer?

Si estás leyendo esto, estás listo para actuar. Más allá de donar, estar informado y compartir noticias con tus amigos y familia, quieres hacer algo. No necesitas hacer grandes cosas. Desde prestar atención de dónde viene la madera que compras o que el café que bebes, venga de un bosque manejado, puedes hacer una gran diferencia.

Aquí hay algunas ideas simples, pero importantes, por donde comenzar.

REVERDECE TU VIAJE | REDUCE TU CONSUMO DE ENERGÍA | COMPRA DE MANERA INTELIGENTE | BEBER CAFÉ SOSTENIBLE | COME MARISCOS Y PESCADO SOSTENIBLES | ELIGE COMER SIN CARNE UNA VEZ POR SEMANA | PERDER MENOS COMIDA

Reverdece tu viaje

Man biking to work on Bike to Work Day
© Trailnet

Esta idea no es nueva — los viajes compartidos (carpooling) y los carriles para bicicletas han venido apareciendo en ciudades alrededor el mundo. Con razón, también. Si cada uno de nosotros decidimos estacionar nuestros carros, y viajar por bicicleta al trabajo, ahorraríamos miles de millones de galones de gasolina cada año. Cada kilómetro pedaleado, en vez de conducido, mantiene casi medio kilo de CO2 fuera de la atmósfera.

Basta un viaje corto de 6 kilómetros en bicicleta puede mantener casi 6 kilos de contaminantes fuera del aire que respiramos.

Si el ciclismo no es una opción, considera tomar tránsito público o carpooling con compañeros de trabajo.

Si tienes que conducir, todavía hay mucho que puedes hacer:

  • Elige un vehículo eficiente. Y hazle mantenimientos seguidos para reducir las emisiones de gases contaminantes.
  • Retira el peso extra en el maletero para aumentar la eficiencia del combustible de tu carro. Cuanto más pesado sea el coche, más combustible consumirá.
  • Asegúrate de que tus neumáticos están correctamente inflados. Para averiguar cuánto aire deben tener, consulta el manual.

Reduce tu consumo de energía

Singapore skyline at night
© Chris Pritchard

Hacer que tu hogar sea más eficiente energéticamente puede ayudar a reducir los altos recibos de energía, mejorar el confort y proteger el medio ambiente. Cuando compres electrodomésticos u otros productos para el hogar, opta por aquellos que han sido certificados de forma independiente para ahorrar energía y ayudar a prevenir el cambio climático.

No olvides también utilizar estos aparatos de manera eficiente:

  • Ajusta la temperatura de tu refrigerador entre 3 y 5 grados centígrados.
  • Coloca el congelador entre -18 y -15 grados Centígrados.
  • Lava sólo las cargas completas en sus lavaplatos y lavadoras de ropa. Y seca al aire cuando sea posible.
  • Desenchufa los aparatos cuando no los utilices.

Compra de manera inteligente

shop-smart-logos

Las cosas que compras todos los días pueden conducir a un mundo más sostenible — y hay guías para averiguar cómo.

Por ejemplo, tú puedes apoyar la producción de aceite de palma sostenible mediante la elección de productos con la marca Roundtable on Sustainable Palm Oil (RSPO). Puede descargar la guía de compras de RSPO para asegurarse de que tus cereales, galletas y jabón contengan sólo aceite de palma sostenible certificado.

También busque el logotipo del Forest Stewardship Council (FSC) para productos de madera y papel en las tiendas para el hogar y artículos de oficina. Esta etiqueta certifica que el producto fue cultivado responsablemente y cosechado de tierras manejadas de manera sostenible. Cuando hagas tus compras para la cena, busca alimentos y bebidas con el sello Rainforest Alliance Certified o que indiquen que vienen de producción orgánica.

Beber café sostenible

A handful of coffee berries
© Leonel Mijangos

Cuando se trata de reducir el impacto ambiental de un hábito diario, como el café, muchas personas hacen su parte reemplazando las tazas desechables con tazas reutilizables; un paso importante para reducir el desperdicio. ¿Pero sabías que tu elección de café puede tener un impacto social y ambiental positivo?

Por ejemplo, cuando el café se cultiva bajo la sombra de árboles sanos, produce café sabroso que también ayuda a proteger el planeta al proporcionar hábitat para especies únicas y absorber las emisiones de carbono de la atmósfera. Otros factores importantes en el café sostenible incluyen el mantenimiento de la calidad del suelo y el hábitat natural en las fincas, así como la disminución del uso de herbicidas, pesticidas y fertilizantes químicos.

Come mariscos y pescado sostenibles

Bluefin tuna in a net.
© Gary Stokes

No todos los mariscos se crían iguales, pero puedes ayudar a mantener los océanos y ríos de la Tierra sanos y equilibrados eligiendo comer pescado que ha sido obtenido de manera sostenible. Sus opciones pueden ayudar a cambiar la demanda y presionar a los proveedores para que mejoren las prácticas para que todas las pesquerías sean mejor manejadas.

¿Cómo puede saber qué productos son de origen sostenible?
Para empezar, asegúrate que comes en un restaurante que respete las vedas y averigua cuáles son los tamaños que deben tener pescados y mariscos en el supermercado y los restaurantes.

Elige comer sin carne una vez por semana

Produce at local market
© Jessica Scranton

Comer sin carne sólo un día a la semana puede reducir su impacto en el planeta. Es fácil no pensar en el medio ambiente cuando está mordiendo una hamburguesa jugosa, pero considere estos costos:

  • La producción de una hamburguesa requiere alrededor de 1.850 galones de agua - la mayor parte de la cual se utiliza para cultivar el grano para la alimentación del ganado.
  • Debido a que la ganadería requiere grandes extensiones de tierra, los productores frecuentemente cortan bosques tropicales para proveer pastizales a sus ganados. La extensa ganadería representa el 80% de la deforestación del Amazonas. Según una estimación, para cada cabeza de ganado, dos campos de fútbol de selva tropical han sido destruidos.

Perder menos comida

BasuraTodos somos culpables de tirar la comida en algún momento — de hecho, cada año se pierde aproximadamente un tercio de los alimentos producidos en el mundo para consumo humano. Y es fácil olvidarse de los impactos ambientales.

Pero el desperdicio de alimentos aporta miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero. En el momento en que entras en una tienda de comestibles, cerca de 3,3 millones de toneladas de emisiones ya están en camino a la atmósfera debido a la producción, procesamiento y transporte de alimentos que eventualmente se desperdicia. Entonces, en el botadero, la descomposición de desechos orgánicos genera metano, un potente gas de efecto invernadero que atrapa 23 veces más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono. Más del 20% de todas las emisiones de metano proceden de botadero.

Las pérdidas de agua a través de los residuos de alimentos se producen en el hogar, pero también ocurren a través de métodos ineficientes de recolección, transporte, distribución, procesamiento y almacenamiento de alimentos. En los Estados Unidos, arrojan o desperdician aproximadamente el 30% de los alimentos, o alrededor de 11 billones de galones de agua de riego. Los científicos estiman que podríamos reducir el consumo mundial de agua por más de un tercio, si pudiéramos eliminar la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Según el World Resources Institute, dentro de los aproximadamente 1.300 millones de toneladas de alimentos perdidos o desperdiciados cada año en todo el mundo es de 45 billones de galones de agua.

La buena noticia es que la reducción de los residuos de alimentos es muy fácil - sólo tiene un poco de planificación adicional. Varias organizaciones han elaborado listas de consejos, entre ellos el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, que se asociaron y pusieron en marcha una campaña mundial, Think Eat Save.

Algunas sugerencias simples:

  • Antes de ir de compras, planea tus comidas; y haz un inventario de tu refrigerador y despensa.
  • Prepara tamaños de porción razonables.
  • Congela o reutiliza las sobras.
  • Conserva el producto extra a través de enlatado, congelación, decapado o secado.