La naturaleza no necesita a las personas, las personas necesitan a la naturaleza.

Escuela de catación de café vienen formando con éxito a jóvenes que ayudan a cuidar el Bosque de Protección Alto Mayo

marzo 19, 2021

Por Homer Leiva

Desde el año 2018, en la región San Martín, se viene desarrollando la ‘Escuela de Catación BPAM’, un programa que busca formar a jóvenes como catadores de café. Los participantes, junto a sus familias, vienen realizando prácticas sostenibles en el Bosque de Protección Alto Mayo (BPAM), como el café bajo sombra, con el objetivo de conservar la biodiversidad en las 182 mil hectáreas del área protegida.

 

ESCUELA DE CATACION BPAM-05© BPAM/SERNANP

El SERNANP y sus socios Conservación Internacional (CI), la Asociación Ecosistemas Andinos y la Cooperativa de Servicios Múltiples Bosque del Alto Mayo (COOPBAM), vienen organizando estas capacitaciones para impulsar los primeros pasos de estos jóvenes hacia una carrera de catación. “Aprendí a diferenciar los sabores que tiene el café por primera vez. Las tazas de calidad tienen sabores como miel, toronja y vainilla, y una mala taza sabe a tierra, por ejemplo”, comenta Víctor Julón, uno de los participantes de esta tercera edición de la escuela, que empezó en marzo del 2021 y terminará a mediados de año.

Brindar oportunidades alternativas a las familias aliadas para evitar la deforestación y cuidar el origen del río Mayo que es fuente de agua para las provincias de Rioja y Moyobamba, es uno de los objetivos de la gestión del BPAM y esta escuela es una muestra de ello, pues, de las dos primeras promociones ya hay jóvenes que están trabajando como catadores, indica Ivonne Paico, jefa de esta área protegida.

 

ESCUELA DE CATACION BPAM-04

  © BPAM/SERNANP

Joimer Vargas, es uno de estos jóvenes y cuenta que, en su finca familiar, llamada La Fortaleza, conoció cómo se cultiva el café y en la ‘Escuela de Catación BPAM’ aprendió a distinguir las diferentes cualidades y defectos que le dan valor a una taza de café, gracias a ello, he podido encontrar trabajo, empecé como ayudante en la COOPBAM y hoy, soy el responsable del área de Control de Calidad de café de CASELSO, una organización que también exporta este producto, agrega, Vargas. 

La escuela está a cargo de Jorge Morocho, Catador Q Grader y responsable del laboratorio del Control de Calidad de café del BPAM. “Cada edición tiene cinco módulos y los participantes tienen oportunidad de mostrar su destreza hasta el tercer módulo, que es cuando se selecciona a quienes seguirán en la escuela. No obstante, los jóvenes pueden presentarse a otra edición para seguir mejorando sus capacidades”, finaliza Morocho.

“Cuando las familias que viven en el ámbito del BPAM se benefician, también se beneficia la conservación de la riqueza natural del bosque, por ello, junto al SERNANP construimos e implementamos el laboratorio de café que, además, de servir para formar a catadores es donde se controla la calidad de este producto que es exportado por la COOPBAM a mercados especiales del mundo”, señala, Luis Espinel, vicepresidente de CI Perú.