Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

3 formas de prevenir la próxima pandemia con la naturaleza, según la ciencia

julio 30, 2020

Desde las pruebas hasta las hospitalizaciones y los esfuerzos de recuperación económica, se prevé que las respuestas a la pandemia COVID-19 cuesten a la economía mundial 5,6 billones de dólares este año.

Un nuevo estudio publicado en la revista Science esboza un plan innovador para reducir el riesgo de futuras pandemias en un 27 por ciento o más, con una inversión a 10 años que es 50 veces menor que el costo de los esfuerzos de respuesta al coronavirus hasta la fecha.

Guyana. ©Pete Oxford/iLCP

Desarrollada por un grupo de expertos en salud pública, ecologistas, economistas y epidemiólogos, la estrategia tiene tres vertientes: reducir la deforestación, restringir el comercio mundial de fauna y flora silvestres y vigilar la aparición de nuevos virus antes de que se propaguen.

 Para entender por qué la protección de la naturaleza es clave para salvar la economía mundial - e innumerables vidas, conversamos con tres de los co-autores del estudio: Los científicos de Conservación Internacional Lee Hannah, Jorge Ahumada y Patrick Roehrdanz.

 

1. Reducir la deforestación

En el último siglo, dos nuevos virus de origen animal han surgido de la naturaleza cada año, y se espera que estas cifras se disparen en la próxima década.

Según los expertos, la deforestación es en gran parte la culpable.

Las investigaciones demuestran que el cambio de uso de la tierra - como el desarrollo o la expansión agrícola - es el mayor impulsor individual de las enfermedades emergentes. A medida que los seres humanos se adentran más en el bosque no perturbado, también se están exponiendo a los animales y a las enfermedades que portan, un proceso conocido como "derrame de virus", explicó Hannah.

"Ya sea que se trate de alguien que caza carne de animales silvestres o que compra en un mercado de animales silvestres y peces, el derrame del virus puede ocurrir en cualquier lugar donde haya vida silvestre, especialmente en los trópicos", dijo Hannah. "El riesgo es aún mayor cuando los países talan los bosques para hacer sitio a las carreteras, la agricultura o la infraestructura, porque también están creando nuevos bordes del bosque, lo que puede aumentar la exposición a animales con enfermedades que pueden infectar a los seres humanos".

Los informes muestran que la deforestación aumentó en un 3 por ciento en 2019 - con el planeta perdiendo un trozo de bosque tropical del tamaño de un campo de fútbol cada seis segundos.

Pero no se pierde toda la esperanza si los países invierten en estrategias para disminuir drásticamente la deforestación, dice Roehrdanz.

"Apenas el 10 por ciento de los bosques tropicales albergan más de la mitad del riesgo mundial de aparición de enfermedades zoonóticas o de 'derrame' de animales a humanos", explicó Roehrdanz.  "Una inversión inicial para reducir la deforestación tropical ahora podría ahorrarnos miles de millones de dólares más adelante al prevenir la próxima pandemia".

El nuevo estudio concluye que las inversiones de entre 1.500 y 9.600 millones de dólares podrían disminuir la deforestación a un ritmo que reduciría el riesgo de propagación de enfermedades relacionadas con la pérdida de bosques en un 40 por ciento en las zonas de alto riesgo. Las estrategias para reducir la deforestación varían según el país en función de factores políticos, económicos y ambientales.

"La disminución de la deforestación no tiene por qué ser a costa del crecimiento económico", explicó Hannah. "De hecho, la aplicación de estrategias sostenibles, como la eliminación de los subsidios agrícolas que apoyan el desmonte generalizado de tierras, podría en realidad ahorrar dinero a los países".

Alto Mayo, Perú ©Adrián Portugal

Por ejemplo, en el paisaje del Alto Mayo, lo que antes era la zona más deforestada del país está ahora protegida por más de 800 familias locales de caficultores que se benefician directamente de la venta de créditos de carbono y de café cultivado de manera sostenible. Con el apoyo de Conservación Internacional, estos proyectos de carbono REDD+ reducen la deforestación, al tiempo que proporcionan fuentes alternativas de ingresos para los pequeños agricultores, sin sacrificar los beneficios.

En general, el estudio determinó que la reducción de la deforestación podría ofrecer un ahorro anual adicional de 3.700 millones de dólares al reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y mitigar los daños que causan a medida que se acelera el cambio climático. De hecho, las inversiones en la deforestación para el control de enfermedades ofrecerían en realidad una ganancia neta si se tienen en cuenta los beneficios del cambio climático, añadió Hannah.

"Para ayudar a prevenir la próxima pandemia, es crucial que los países y las empresas incentiven la protección de los bosques en lugar de destruirlos", dijo.

"Esto no sólo es bueno para la salud pública, sino que ayudará a frenar el cambio climático".

 

2. Limitar el comercio mundial de vida silvestre

Descritos por muchos científicos como "semilleros de enfermedades", los mercados que venden animales salvajes han sido probablemente el origen de varias enfermedades zoonóticas, entre ellas el COVID-19 y el brote de SARS de 2003.

Pero estos mercados son sólo la punta de un iceberg (multimillonario): el comercio mundial de vida silvestre.

Impulsado por la demanda de manjares de animales salvajes o la industria de mascotas exóticas, el comercio mundial de vida silvestre genera 23.000 millones de dólares cada año. Pero estas indulgencias tienen un costo para la salud pública, explicó Ahumada.

"El comercio de animales silvestres pone en contacto a las especies con otras especies -y otras enfermedades- que probablemente nunca hubieran encontrado de forma natural en la naturaleza.

"Tan pronto como estos animales son comercializados internacionalmente, el riesgo de que un pequeño brote de enfermedad zoonótica se convierta en una pandemia en toda regla aumenta repentinamente de forma exponencial".

Según el estudio, el primer paso para evitarlo es prohibir el comercio nacional e internacional de especies que tienen un alto riesgo de propagar enfermedades, como los murciélagos y los pangolines.

¿El segundo paso? Asegurarse de que esas políticas se mantengan.

A la luz de la crisis de salud pública, China anunció en marzo de 2020 una prohibición del comercio de fauna silvestre y del consumo de alimentos, lo que podría disminuir la demanda de partes de animales silvestres en todo el mundo. Pero la aplicación de la ley es tan crucial como la prohibición misma, dijo Ahumada.

"La industria agropecuaria en el sudeste asiático se utiliza a menudo como tapadera para canalizar los animales del comercio ilegal de fauna silvestre hacia el mercado mundial sin que se note. Necesitamos financiar organizaciones que sepan cómo rastrear y hacer cumplir las prohibiciones del comercio de fauna silvestre para que puedan tener un impacto a largo plazo en la prevención de enfermedades".

A nivel mundial, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se encarga de vigilar el comercio de fauna y flora silvestres, mientras que las redes regionales, se encargan de hacer cumplir los reglamentos a nivel local. Sin embargo, para combatir eficazmente el comercio ilegal de fauna y flora silvestres, los presupuestos de estas organizaciones deben aumentar por lo menos en 250 millones de dólares al año, según el informe.

 

3. Aumentar la detección temprana de virus

El 31 de diciembre de 2019, se confirmó el primer caso de COVID-19 en Wuhan, China. Sin embargo, una investigación reciente reveló que el virus ya había estado causando estragos en la ciudad sin ser detectado desde noviembre, desencadenando una pandemia que pronto se extendería a todos los rincones del mundo.

Según Hannah, la clave para prevenir estos brotes silenciosos es invertir en programas de investigación para detectar la propagación de la enfermedad en su origen tan pronto como surja.

"Hay un subregistro significativo de la exposición humana a las enfermedades zoonóticas en todo el mundo", dijo Hannah. "Necesitamos rastrear activamente y detener el derrame del virus en áreas donde la gente está en alto contacto con la vida silvestre, incluyendo granjas y ranchos, porque las enfermedades zoonóticas como la gripe porcina y la gripe aviar pueden surgir del contacto entre humanos y ganado".

Organizaciones como la EcoHealth Alliance ya están llevando a cabo programas para vigilar las enfermedades zoonóticas, pero no pueden ampliar la vigilancia a escala mundial debido a la escasez de fondos. El informe encontró que una inversión de por lo menos 1,5 millones de dólares por agencia ofrecería un rendimiento significativo en la prevención de enfermedades.

"Al identificar las regiones más vulnerables a la propagación del virus, los países pueden también dirigirse a las comunidades que pueden beneficiarse más de las estrategias de prevención de enfermedades, incluyendo equipos de protección para evitar el contacto entre humanos y ganado, infraestructura sanitaria eficaz y programas de educación", dijo Hannah.

"El hecho es que la manera más rentable -y simplemente eficaz- de hacer frente a una pandemia es asegurarse de que nunca ocurra en primer lugar".