Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

5 formas en que el cambio climático afecta al océano

julio 1, 2020

Para un ecosistema que cubre el 70 por ciento del planeta, los océanos no reciben ningún respeto.

Todo lo que han hecho es alimentarnos, proporcionar la mayor parte del oxígeno que respiramos, y protegernos: Si no fuera por los océanos, el cambio climático ya habría hecho la Tierra inhabitable.

 Los océanos han absorbido diligentemente más del 90 por ciento del calentamiento creado por los seres humanos desde 1970, según un informe de 2016. Si ese calor hubiera entrado en la atmósfera, las temperaturas medias globales habrían aumentado en casi 56 grados centígrados.

Pero por muy vastos que sean los mares, hay un límite de lo que pueden absorber, y están empezando a mostrarlo. En esta nota, examinaremos algunas de las formas en las que el cambio climático afecta a la vida en los océanos, y lo que eso significa para la humanidad.

 

Islas Marshall. ©Andre Seale

 

1. Las temperaturas más altas son malas para los peces - y para nosotros

El persistente aumento de las temperaturas está teniendo varios efectos sobre la vida marina. Considera lo siguiente:

  • Las aguas más cálidas provocan el blanqueo de los corales, lo que a su vez afecta a los ecosistemas de los arrecifes de coral que albergan la mayor parte de la biodiversidad del océano, y son fuentes cruciales de alimentos para las personas.
  • Las aguas más cálidas amenazan con causar una migración masiva de especies marinas en busca de las condiciones adecuadas para alimentarse y desovar.
  • El cambio en la temperatura del agua puede afectar directamente al desarrollo y crecimiento de la mayoría de los peces y cefalópodos (como el pulpo y el calamar).

Para los 3 000 millones de personas de todo el mundo que dependen del pescado como principal fuente de proteínas, la perspectiva de que haya menos peces y más pequeños es una mala noticia.

2. Los glaciares se están derritiendo

En lo que se ha convertido en un lúgubre ritual anual, el hielo marino del Ártico en invierno sigue bajando a nuevos niveles mientras los océanos se calientan. Mientras tanto, la Antártida se está encogiendo desde abajo, ya que el hielo sumergido se está derritiendo rápidamente, según estudios recientes.

Los efectos de este calentamiento en especies icónicas como los osos polares están bastante documentados. Sin embargo, bajo la superficie, el problema no es menos urgente.

Consideremos:

  • La producción de algas - la base de la red alimenticia del Ártico - depende de la presencia de hielo marino. A medida que disminuye el hielo marino, disminuyen las algas, lo que tiene un efecto dominó sobre las especies, desde el bacalao ártico hasta las focas, las ballenas y los osos.
  • La disminución del hielo marino resulta en la pérdida de hábitat vital para las focas, morsas, pingüinos, ballenas y otras especies.
  • El hielo marino es un hábitat crítico para el krill antártico, la fuente de alimento de muchas aves y mamíferos marinos en el Océano Antártico. En los últimos años, a medida que ha disminuido el hielo marino, las poblaciones de krill antártico han disminuido, lo que ha dado lugar a una reducción de las especies que dependen del krill.

¿Qué significa esto para nosotros? Los impactos en la pesca del bacalao del Ártico están teniendo efectos en cascada, que culminan en un conflicto entre el hombre y la fauna silvestre, como un ejemplo de estos efectos. Una dramática disminución del hielo marino -y de los mariscos- empuja a los osos polares hacia las comunidades costeras y los campamentos de caza para encontrar comida, lo cual expone tanto a las personas como a los osos a nuevos peligros.

 

Coral en Raja Ampat, Indonesia. ©Sterling Zumbrunn

 

3. El aumento del nivel del mar representa una lenta y aparentemente imparable amenaza

El cambio climático plantea una doble amenaza para el nivel del mar.

Por un lado, cuando el hielo polar terrestre se derrite, encuentra su camino hacia el mar. (El hielo que se forma en los mares polares, por otro lado, no afecta al nivel del mar cuando se derrite). En segundo lugar, cuando el agua se calienta, se expande para ocupar más espacio, una causa importante pero no anunciada del aumento del nivel del mar.

Con el aumento del nivel del mar acelerando a una tasa de aproximadamente 3 milímetros por año, los efectos sobre la humanidad son evidentes:

  • Aunque sólo el 2% de la tierra a nivel mundial se encuentra a 10 metros o menos sobre el nivel del mar, estas zonas contienen el 10% de la población humana, todas ellas directamente amenazadas por el aumento del nivel del mar.
  • Las pequeñas naciones insulares como las del Océano Pacífico están a punto de ser borradas del mapa. Los habitantes de Kiribati, por ejemplo, se encuentran entre los primeros refugiados del mundo por la elevación del nivel del mar, y dos de las islas de la nación casi han desaparecido en el océano.

    Los efectos del aumento del nivel del mar en la vida silvestre son menos explorados, pero no menos importantes:

  • La supervivencia de los arrecifes de coral, los manglares, los pastos marinos y otras especies que forman hábitats críticos depende de su capacidad para desplazarse a aguas menos profundas. Es muy poco probable que las especies de crecimiento lento puedan seguir el ritmo del aumento del nivel del mar.
  • Los hábitats costeros críticos -por ejemplo, las playas de desove de las tortugas marinas- se pierden a medida que aumenta el nivel del mar. Las barreras naturales y artificiales, como los acantilados, los diques y las urbanizaciones costeras, se interponen en el camino de la migración hacia el interior.

4. El calentamiento de los océanos altera las corrientes

El cambio climático afecta tanto a las temperaturas oceánicas como a los patrones de los vientos, que en conjunto pueden alterar las corrientes oceánicas.

¿Cómo afecta esto a la vida silvestre?

Como se mencionó anteriormente, los patrones migratorios de muchas especies marinas pueden cambiar a medida que se alteran las corrientes que siguen. Y muchas especies que dependen de las corrientes oceánicas para su reproducción y sus nutrientes se verán afectadas. Por ejemplo, muchas especies de corales y peces de arrecifes dependen de la dispersión de sus larvas por las corrientes.

Los impactos de los cambios en las corrientes oceánicas en la humanidad podrían ser graves, ya que las corrientes desempeñan un papel importante en el mantenimiento del clima de la Tierra. Por ejemplo, el clima de Europa se mantiene en parte gracias a la gran corriente del Atlántico llamada Corriente del Golfo, que está experimentando una "desaceleración sin precedentes". El cambio de estas corrientes tendrá importantes consecuencias para el clima en todo el mundo, incluidos los cambios en las precipitaciones -con más lluvia en algunas zonas y mucho menos en otras- y en las temperaturas del aire. Estos cambios tienen implicaciones drásticas para innumerables especies, incluyendo a los humanos.

5. El cambio climático está afectando a la química del agua de mar

La misma quema de combustibles fósiles que aumenta los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, también está alterando la composición química del agua de mar, haciéndola más ácida. El océano absorbe el 30 por ciento del dióxido de carbono de la atmósfera; cuando ese carbono se disuelve en el agua, forma ácido carbónico.

¿Cómo afecta esto a la vida marina? Mucho.

Acidifica directamente la vida oceánica que construye conchas de carbonato de calcio como corales, vieiras, langostas y cangrejos, y plancton microscópico que es la base de la red alimentaria en todo el océano. Estos organismos formadores de conchas proporcionan hábitats críticos y fuentes de alimento para otros organismos. El aumento de la acidificación también puede limitar la capacidad de ciertos peces para detectar depredadores, interrumpiendo la cadena alimentaria.

La perturbación y destrucción de los arrecifes de coral y los mariscos tendrá profundos efectos en la humanidad, principalmente en forma de menos alimento para las personas que dependen del océano para ello.