Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

Los océanos están al límite. Aquí hay 3 maneras de salvarlos

junio 9, 2020

El año pasado, un importante informe sobre el clima publicado por las Naciones Unidas subrayó una cruda realidad: la humanidad está llevando a los océanos del mundo al límite. 

Los autores del informe manifestaron que, para finales de siglo, más mares del mundo podrían estar calientes, ácidos y sin vida, con consecuencias catastróficas para la vida marina, el clima y la seguridad alimentaria de miles de millones de personas.

Pero por muy graves que sean los hallazgos del informe, los expertos dicen que aún hay esperanza. 

Mediante ambiciosas alianzas e ingeniería innovadora, los conservacionistas están trabajando incansablemente en 2020 para evitar que la dura advertencia de las Naciones Unidas se haga realidad. Descubre los tres enfoques en los que científicos de Conservación Internacional están liderando la conservación de los océanos a escala mundial.

 

Timor Leste  © Paul Hilton/ Conservación Internacional

Mezclar "verde" con "gris" para proteger las comunidades costeras

Cada una de las ramas del manglar lo convierten quizás, en la especie de árbol más importante de la Tierra.

En todo el mundo, se estima que los manglares proporcionan anualmente 82.000 millones de dólares en prevención de riesgos de inundaciones para las comunidades costeras y almacenan hasta 10 veces más carbono por unidad de superficie que los bosques terrestres. Sin embargo, en los últimos 50 años se ha perdido casi la mitad de los bosques de manglares del mundo.

Para conservar estas centrales de carbono y a las comunidades que protegen de las amenazas inminentes del cambio climático, los expertos de Conservación Internacional están trabajando para combinar esfuerzos de restauración de los manglares con los enfoques de ingeniería convencional a través de una técnica llamada infraestructura "verde-gris".

"A medida que el cambio climático se acelera, las actividades basadas en la naturaleza deben funcionar en conjunto con una infraestructura más convencional hecha por el hombre", explicó Jennifer Howard, directora del área de Cambio Climático Marino de Conservación Internacional. "La infraestructura verde-gris puede ayudar a fortalecer la protección de una comunidad contra las inundaciones extremas, las tormentas y el rápido aumento del nivel del mar; proporcionar beneficios cruciales como el agua dulce y las pesquerías; y eliminar el carbono de la atmósfera - es una situación en la que todos salen ganando".

En 2020, Conservación Internacional trabajará en estrecha colaboración con los gobiernos locales y las comunidades del centro de Filipinas -región que aún se está recuperando de un tifón devastador en 2013- para ampliar los proyectos piloto iniciales a fin de aumentar su capacidad de resistencia a los impactos del cambio climático mediante iniciativas verde-gris. Entre los ejemplos de estos proyectos se incluye la construcción de rompeolas -barreras para proteger una costa de tormentas e inundaciones- junto con la restauración extensiva de los bosques de manglares.

Para impulsar la financiación de estos proyectos, Conservación Internacional está aprovechando un recurso poco común: el mercado de los seguros.

"Los manglares pueden ayudar a proteger a las personas, sus casas y sus bienes de las mareas de tormenta y las inundaciones", dijo Howard. "Las compañías de seguros están empezando a darse cuenta de que la protección de los humedales costeros es una inversión rentable".

Mediante la creación de la Compañía de Servicios de Seguros de Restauración para la Reducción de Riesgos Costeros (RISCO, por sus siglas en inglés), Conservación Internacional trabajará con las compañías de seguros para incorporar el valor de los manglares en los productos de seguros a través de cuotas y créditos de carbono que apoyen los esfuerzos comunitarios de restauración y conservación de los humedales.

Un proyecto piloto de RISCO previsto para 2020 en Filipinas conservará y restaurará 4.000 hectáreas de manglares. En la próxima década, este proyecto podría proteger a las comunidades altamente vulnerables, la infraestructura crítica y proporcionar un beneficio climático de más de 600.000 toneladas de emisiones evitadas y secuestradas, lo que equivale a retirar de la carretera más de 127.000 automóviles durante un año.

"Necesitamos probar nuevas ideas y asociaciones para aumentar la protección de los ecosistemas costeros", dijo Howard. "Este proyecto mostrará que estas iniciativas pueden ser replicadas en todo el mundo para tener un impacto aún mayor".

 

© Sterling Zumbrunn 

Hacer que la piscicultura sea más sostenible

Tres de cada siete personas en todo el mundo dependen de los alimentos de origen marino como fuente principal de proteínas, y más de la mitad de todos los alimentos de origen marino proceden de la piscicultura.

 Sin embargo, la piscicultura puede tener impactos ambientales masivos si no se practica de manera sostenible. En tales casos, los bosques costeros son típicamente la primera víctima, cortados para que las piscifactorías se expandan. La segunda víctima: los propios peces, arrasados por enfermedades que se agravan por la contaminación del agua.

"El camarón es uno de los productos básicos más producidos en la acuicultura, y es también uno de los más insostenibles", dijo Dane Klinger, fellow de innovación en acuicultura de Conservación Internacional. "Debemos trabajar para desarrollar nuevas formas de intensificar la producción de camarones a través de la acuicultura y al mismo tiempo reducir su huella ambiental". 

En 2018, Conservación Internacional colaboró con diversas ONG y científicos para ayudar a elaborar una serie de directrices destinadas a los agricultores y a los organismos reguladores con el fin de limitar los efectos de la acuicultura del camarón mediante una mejor gestión de los recursos hídricos, la comunicación con los agricultores y la gobernanza.

Una vez establecidas estas directrices, Conservación Internacional está poniendo a prueba un nuevo enfoque en 2020 en Java Oriental (Indonesia), convocando a todos los actores del sector de la cría de camarones de esa región -gobiernos, empresas, comerciantes de mariscos y los propios piscicultores- en un audaz esfuerzo por revolucionar todo el proceso y evitar el ruinoso ciclo de auge y caída de las enfermedades que provoca impactos ambientales perjudiciales como la deforestación.

Mediante este enfoque, los agricultores están obteniendo acceso a una tecnología mejorada y a capacitación, lo que les permite gestionar mejor la calidad del agua y la salud de los camarones en sus estanques. Grupos de agricultores, empresas y organismos reguladores han comenzado a trabajar juntos para coordinar la gestión de las enfermedades en toda la región, reconociendo que la enfermedad en una explotación agrícola representa un riesgo para todas las operaciones de la zona.

Con la previsión de que la piscicultura se duplique para 2050, estos esfuerzos podrían ser el primer paso para transformar la acuicultura en todo el mundo, explicó Klinger.

"Mejorar las prácticas de gestión puede ayudar a hacer que la piscicultura sea sostenible, pero promulgar esas prácticas granja por granja a nivel individual no es práctico", dijo Klinger. "Para que este enfoque funcione, tenemos que involucrar a todas las partes interesadas de la industria acuícola a escala masiva". La humanidad necesita hacer bien la acuicultura".

 

© Keith A. Ellenbogen

Fortalecer la conservación de los océanos con AMP "climáticamente inteligentes”

A medida que se acelera la crisis climática, el calentamiento de las aguas y la acidificación del océano están provocando que las especies marinas se desplacen hacia diferentes regiones del océano. 

 Para proteger estas especies, los científicos están trabajando para adaptar una de las herramientas más eficaces en la conservación de los océanos: las áreas marinas protegidas (AMP), regiones del océano en las que las actividades humanas, como la pesca comercial, se limitan a apoyar la conservación.

Publicado en 2019, un informe de los científicos de Conservación Internacional esboza ocho directrices para que los países creen una red mundial de AMP que pueda responder activamente a los impactos de la crisis climática.

"El informe hace hincapié en la necesidad de nuevas herramientas que actualizan constantemente a los pescadores a medida que las especies marinas se desplazan", dijo Lee Hannah, científico principal para la biología del cambio climático de Conservación Internacional y co-autor del estudio. "No sólo Nemo y Dory están montados en corrientes cambiantes", dijo, refiriéndose a los populares personajes de Disney, "es toda la cadena alimenticia marina".

Las directrices adicionales enumeradas en el informe van desde la creación de una base de datos mundial de nuevas técnicas de gestión de los océanos para garantizar que todas las AMP sean resistentes al clima mediante una dotación de personal y financiación adecuada. 

"Tenemos una base de investigación que apoya el desarrollo de AMPs climáticamente inteligentes", dijo la Dra. Emily Pidgeon, vicepresidenta de ciencias oceánicas e innovación en Conservación Internacional. "Ahora es el momento de implementar esta ciencia a escala mundial".

Junto con la adaptación a los impactos inevitables del cambio climático, la adaptación y expansión de las AMPs también podría ser crítica para poner fin a la crisis climática, explicó Pidgeon.

"El cambio climático está directamente relacionado con la forma en que los seres humanos gestionan y tratan el océano", dijo Pidgeon. "Tanto los incendios que recientemente ardieron en Australia como las inundaciones en África Oriental pueden estar conectados al océano porque los océanos controlan el clima. Los océanos del mundo son el motor del cambio climático - y por lo tanto la protección de los océanos debe ser central en cualquier solución climática".