Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

Feliz Día Internacional del Té de parte del Bosque de la Nuwas del Alto Mayo!

mayo 21, 2020

El té es la bebida más consumida en el mundo (después del agua) y hoy - 21 de mayo - se celebra globalmente este día dedicado a los trabajadores del té en reconocimiento de su labor y sus derechos. Cuando se trata de la producción de té, las mujeres de muchos países suelen asumir algunos de los aspectos físicos más arduos de este trabajo, cortando a mano y recogiendo las hojas de té en las laderas de las montañas durante varias horas al día. Los trabajadores del té a menudo no son propietarios de la tierra y los recursos que gestionan, pero éste no es el caso en el bosque de las Nuwas del Perú, donde las mujeres indígenas son propietarias de una parcela de tierra que han convertido para la producción de té en pequeña escala.

 

CI - Alto Mayo - Marlondag 010

©CI Perú/ Marlon del Águila

Cuando se trata de la producción de té, puede que el Perú no venga inmediatamente a la mente, pero una creciente empresa social dirigida por mujeres Awajun puede cambiar pronto esa situación. En este contexto, la capacidad empresarial de las mujeres está ayudando a apoyar a las comunidades indígenas y a reforzar una relación sostenible con el bosque.

La palabra "nuwa" significa mujer en Awajun, pero recientemente ha adquirido un significado totalmente nuevo. También es el nombre que se da al té de hierbas medicinales producido por un grupo de mujeres de la comunidad de Shampuyacu, comunidad que forma parte del grupo indígena Awajun, situada en el paisaje del Alto Mayo del Perú. 

En 2015, se asignó a las mujeres de la comunidad una zona del bosque comunal Awajun para que pudieran proteger y recuperar las plantas medicinales que sus antepasados habían cultivado con diversos fines curativos y culturales. Las casi nueve hectáreas de bosque, también llamado Bosque de las Nuwas, ha acogido a las mujeres de Shampuyacu interesadas en participar en el rescate de los cultivos tradicionales y la preservación de la cultura Awajun. En la actualidad, un total de 70 mujeres participan en estas actividades.

 

CI - Alto Mayo - Marlondag 030

©CI Perú// Marlon del Águila

Debido a la pobreza, las comunidades Awajun alquilaban sus tierras a los agricultores migrantes de los Andes. Los acuerdos de alquiler mal estructurados y las prácticas insostenibles provocaron un aumento de la deforestación en esos territorios, junto con la pérdida de conocimientos y prácticas tradicionales, e incluso de cultivos, como diferentes variedades de yuca y plantas medicinales. Sin embargo, durante los últimos 7 años, en el marco de los acuerdos de conservación, CI Perú ha estado trabajando con estas mujeres para ayudarlas a rescatar estos cultivos. Desde entonces, con gran esfuerzo, han recuperado 39 especies de yuca y rescatado un total de 100 variedades de plantas medicinales.

Desde 2018, CI Perú trabaja con las Nuwas para transformar dos de estas plantas medicinales en infusiones que pueden venderse en mercados especializados para apoyar la conservación de su patrimonio forestal y cultural. Este proceso ha llevado al empoderamiento de estas extraordinarias mujeres, que han llegado a reconocer la importancia de los conocimientos tradicionales como medio para obtener ingresos, conservar sus bosques y mejorar sus medios de vida.

En la actualidad 10 Nuwas han establecido sus propios jardines de plantas medicinales en sus patios traseros para empezar a producir Tawaip o clavo huasca (tynanthus panurensis) y Ajeg o jengibre (zingiber officinale), los ingredientes básicos de sus tés de hierbas, utilizados tradicionalmente para aliviar los dolores del cuerpo y los síntomas de la gripe. Ahora, con estas parcelas mucho más cerca de sus casas, pueden empezar a poner en práctica lo que han aprendido: la plantación, el mantenimiento, la cosecha y la poscosecha de sus plantas medicinales.

 

CI - Alto Mayo - Marlondag 008

©CI Perú// Marlon del Águila

Se espera que la empresa empiece a vender sus productos y a generar ingresos para estas mujeres para el año 2021. La iniciativa está apoyando su empoderamiento al mismo tiempo que desarrolla sus capacidades empresariales, de gestión y financieras.

"Esta ha sido una gran experiencia. Estoy muy orgullosa de ver el valor que tienen nuestras costumbres. Estamos motivadas para seguir trabajando y valorando el bosque, para seguir aprendiendo de las abuelas y madres que nos enseñaron a cultivar plantas medicinales" dice Uziela Achayap, miembro de la comunidad de Shampuyacu.

Este Día Internacional del Té es una ocasión para celebrar ejemplos exitosos como el Bosque de las Nuwas, que transmiten cómo la conservación y el espíritu empresarial de las mujeres pueden ir de la mano.