Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

Reviviendo sus tradiciones, mujeres awajun encuentran su voz

diciembre 13, 2016

Por Milagros Sandoval

​En muchas sociedades, las mujeres son las guardianas del conocimiento tradicional.

Ello no es diferente para los Awajún en el norte del Perú, quienes son reconocidos como guerreros expertos y por la sabiduría en torno a las plantas medicinales y sus conocimientos en el manejo de sus ajas (chacras integrales). Pero, como pasa a menudo, este conocimiento tradicional – transmitido de madre a hija – va siendo olvidado.

Cuando Conservación Internacional (CI) inició sus actividades con el pueblo awajún en la Comunidad de Shampuyacu en el 2012 – cerca del Bosque de Protección Alto Mayo en el norte del Perú – las mujeres vieron una oportunidad para recuperar lo que estaban perdiendo. Lo que ellas querían no era algo pequeño: un bosque propio donde pudieran cultivar y recolectar sus plantas tradicionales. Identificaron un área de bosque que respondía a sus intereses y asistieron a la Asamblea General de la comunidad para hacer la propuesta.

¿Pero sería su propuesta aceptada? A pesar de que las mujeres suelen estar involucradas, es el hombre quien representa a su familia en la toma las decisiones a nivel comunal – incluyendo las relativas al uso del territorio – en la Asamblea Comunal. Esta experiencia pone en evidencia que los roles y las responsabilidades de hombres y mujeres en las sociedades tradicionales tienen un impacto directo en la sostenibilidad a largo plazo en sus esfuerzos.

Primer paso: Fortalecer capacidades

Esta situación no se observa solo en este pueblo, o en Perú – en varias comunidades en todo el mundo, los hombres suelen tener el acceso y el control sobre los procesos de toma de decisión que afectan el territorio, a pesar de que las mujeres están igual de conectadas con el territorio y los recursos donde viven.

Mis colegas y yo en CI Perú nos hemos propuesto pensar críticamente en torno a cómo incluir el enfoque de género en los proyectos, y cómo estos influencian a hombres y mujeres en base a sus respectivos roles y responsabilidades. Nos hacemos varias preguntas: ¿Por qué es importante tomar en cuenta los roles de género en los trabajos de conservación? ¿Cómo podemos empezar incorporando consideraciones de género en nuestro trabajo diario?

Nos hemos dado cuenta que, primero, debemos perfeccionar nuestra comprensión sobre varios temas. Nos hemos enfocado en tres áreas:

1.     Ampliando nuestro conocimiento: A través talleres facilitados por un equipo de expertos locales en género, trabajamos con todo el personal de CI para alinear nuestra comprensión y establecer conocimientos base.

2.     Evaluación de las políticas de género y los requerimientos de los donantes y el gobierno peruano: Descubrimos una gran cantidad de puntos en común, e identificamos diversas necesidades y directrices que pueden ayudarnos en nuestro trabajo en el campo.

3.     Incorporando el enfoque de género en nuestro trabajo: Nos hemos dado cuenta que incorporar consideraciones de género en nuestro trabajo va a contribuir significativamente en la sostenibilidad a largo plazo de nuestras iniciativas. Hemos podido verificar que alentar a hombres y mujeres a participar en los esfuerzos de conservación genera un mayor sentido de pertenencia.

Actualmente, nos encontramos desarrollando herramientas que puedan ayudarnos en el día a día de nuestras actividades, estas herramientas incluyen manuales para promover lenguaje inclusivo, elaboración de presupuestos género sensitivos y análisis de género.

Nuestro equipo cree que las lecciones aprendidas de nuestro trabajo pueden aportar insumos para el diseño e implementación de políticas que tomen en cuenta el enfoque de género 

Hoy en día en  en la Comunidad Nativa Shampuyacu, el bosque de las nuwas - ​​mujeres está prosperando. La Asamblea General aprobó el pedido y ahora son 66 las mujeres las que están participando en esta iniciativa. Están haciendo crecer un árbol cuya corteza pueda ser hervida para tratar varias afecciones estomacales, una palma cuyo aceite es utilizado como shampoo y una planta que trata los dolores de cabeza y la fiebre tifoidea. Pero más importante, están incrementando sus conocimientos sobre plantas medicinales y recuperando tradiciones ancestrales que estaban casi perdidas.

Todavía hay mucho trabajo por hacer. Sin embargo, creemos que estamos en el camino correcto y emocionados con la posibilidad que nos dan las mujeres awajún de seguir apoyándolas en sus decisiones.