Protección de la naturaleza todos dependemos de alimentos, agua dulce y los medios de subsistencia

4 preguntas sobre los incendios en la Amazonia, respondidas

agosto 28, 2019

​​​Los incendios forestales se extendieron por la selva amazónica esta semana, haciendo noticia en todo el mundo y acercando el bosque más grande del mundo a un "punto de inflexión" ecológico en el que el bosque podría degradarse irremediablemente hasta convertirse en tierras secas.

Los incendios en la Amazonia no son novedad, y algunos expertos señalaron evidencias que indican que los incendios de esta temporada no son necesariamente peores que los de los últimos años. Sin embargo, han captado la atención del mundo como nunca antes, serán materia de discusión en  la próxima cumbre del G-7 que se realiza un mes antes de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Acción Climática en Nueva York.

Las noticias también han suscitado preguntas:

  • ¿Dónde están ocurriendo exactamente estos incendios?
  • ¿Existe alguna esperanza de restaurar el bosque en los lugares donde se han quemado?
  • ¿No están algunos de estos incendios en áreas protegidas?
  • ¿Existe alguna esperanza de detener los incendios y salvar al Amazonas del desastre?

Los expertos de Conservación Internacional tienen algunas respuestas.

1.  Aquí es donde están los incendios, y lo que eso nos dice

Este lapso muestra imágenes satelitales de grandes incendios en América del Sur en los últimos meses; el ecosistema amazónico está delineado en verde claro, y las áreas de bosque están en verde oscuro. Hacia el final - que representa las últimas semanas - el mapa aparece en rojo.

Los puntos rojos representan lo que se llama "anomalías térmicas" - en la mayoría de los casos, incendios, dice Kellee Koenig, cartógrafo de Conservación Internacional. "Representa un lugar caluroso donde hace más calor del usual", dijo Koenig. "Así que cuando está en el bosque, probablemente es un incendio."

Se pueden sacar algunas conclusiones de los patrones en el mapa, señala Koenig, principalmente que hay pocas dudas de que la mayoría de los incendios son provocados por las personas.

"A medida que uno se acerca a algunos de los incendios más recientes, lo que también se puede ver con fuerza son patrones lineales, y eso para mí es realmente significativo", dijo. "Los incendios pueden ocurrir debido a los relámpagos, pero ese tipo de incendios no son comunes en la selva tropical, por lo que se puede estar bastante seguro de que algunas de estas cosas fueron hechas por el hombre. Cuando veo patrones lineales en medio de la Amazonia brasileña, están a lo largo de las carreteras".

Como el mapa anterior deja en claro - y a pesar de los titulares - los incendios definitivamente no son exclusivos de Brasil, señala Koenig. 

"Brasil ha estado recibiendo mucha atención por razones políticas, pero se puede ver que hay incendios en otros lugares, como Perú, Bolivia y Venezuela. Ha sido interesante ver que los países vecinos de Brasil, que claramente también están teniendo problemas significativos de incendios, están impulsando iniciativas sobre sus recursos para hacer algo al respecto en la medida de sus posibilidades".

Dicho esto, se pronosticó que esta temporada de incendios sería peor que en el pasado, en parte debido al cambio climático, según Karyn Tabor, director senior de monitoreo ecológico de Conservación Internacional.

"Los incendios en la Amazonia son siempre peores durante un año de El Niño, que es lo que parece que está emergiendo en 2019", dijo.

Esos incendios, comenta, nunca son algo bueno.

"El Amazonas no es un sistema de ecología de incendios", dice Tabor. "En otras palabras, estos bosques no están destinados a arder, a diferencia de los bosques de los Estados Unidos. Los incendios en la Amazonía hacen que el bosque se vuelva más susceptible de volver a arder en el futuro. Además, la quema permite el acceso a más deforestación en las profundidades del bosque".

Los incendios también revelan los lugares donde los ecosistemas están degradados y necesitan protección adicional antes de que sean completamente deforestados, dice Tabor. "Los incendios representan una gran amenaza para los sitios de restauración forestal en particular, por lo que el monitoreo y la prevención de la propagación de incendios cerca de estos sitios es fundamental para proteger los esfuerzos de conservación".

2.  Hablando de restauración: Incluso si los incendios se detuvieran, ¿podría el bosque de la Amazonia ser completamente restaurada?

La respuesta corta: Sí.

"Las áreas de la Amazonia que actualmente están siendo quemadas tienen un alto potencial de restauración porque el ecosistema amazónico es increíblemente resiliente, y también porque muchas de las áreas que están degradadas están muy cerca de bosques intactos", dijo Nikola Alexandre, quien supervisa los esfuerzos globales de restauración de Conservación Internacional. "Esto es importante porque el método de restauración más fácil, rentable y rápido que existe es la regeneración natural" - esencialmente, permitiendo que el bosque vuelva a crecer.

La respuesta más larga: Llevaría tiempo y esfuerzos efectivos no intervenir en el bosque.

"La regeneración natural de los bosques tropicales tarda unos 20 años en recuperarse", dice Alexandre. "Se necesitan otros 50 años para que el 80 por ciento de las especies que se perdieron regresen, y para llegar a algún tipo de ecosistema que se asemeje a lo que había antes de que fuera destruido, puede tomar hasta un siglo o un siglo y medio".

Hay maneras de acelerar el proceso, comenta.

Una técnica llamada "nucleación aplicada" requiere la plantación de islas relativamente pequeñas de una serie de especies arbóreas de rápido crecimiento que atrae a las aves, insectos y dispersores de semillas, lo que puede reducir a la mitad los tiempos de restauración, a veces hasta en un 75 por ciento, dice Alexandre. "Muchas comunidades indígenas amazónicas son increíblemente hábiles en esto y deberían liderar estos esfuerzos estratégicos y ecológicamente informados de plantación".

Eso hace que nos planteemos la siguiente pregunta: ¿Qué esperanza hay de restaurar los bosques en áreas de la Amazonía brasileña que ya han sido convertidas a la agricultura?

"Si uno opera bajo el supuesto de que reconoce que estos agricultores no van a ir a ninguna parte y que el valor de algunas tierras es demasiado alto para volver a convertirlas en bosque natural, se exploraría los sistemas 'silvopastoriles' - llevando árboles a estas tierras de pastoreo", dijo Alexandre.

En el caso de la ganadería, Alexandre cita ejemplos de sistemas económicamente productivos con hasta un 20 por ciento de cobertura arbórea, beneficiosa porque da sombra, aumenta el crecimiento y la retención del pasto, y proporciona algún hábitat para aves e insectos.

Algunos grupos sin fines de lucro en Colombia están buscando tales soluciones, señala Alexandre, teniendo en algunos casos mayores ingresos mientras protegen sistemas ecológicos clave. "Trabajar con los agricultores para encontrar compromisos que equilibren la producción económica y la salud ecológica son los sistemas de producción del futuro en los que tenemos que invertir en un clima cambiante".

Alexandre se apresuró a señalar dos obstáculos potenciales clave para la restauración de los bosques en las áreas quemadas.

El primero era la tenencia de la tierra: No siempre sabemos de quién es la tierra que está siendo quemada, dice.

"Lo ideal sería que, una vez apagados los incendios actuales, la mayor parte de las áreas boscosas se restauren para convertirse nuevamente en bosque; las tierras de pastoreo que ya están en producción pasarían al silvopastoreo en la medida de lo posible", urgió Alexandre.

El segundo obstáculo: El temido "punto de inflexión".

"Cuando alrededor del 20 por ciento de la Amazonia esté deforestada, estaremos sobre el punto de inflexión. Una vez que eso suceda, ninguna cantidad de restauración puede ayudar".

3. ¿No está gran parte de la selva amazónica dentro de "áreas protegidas"? ¿Por qué se quemarían?

Desafortunadamente, algunas áreas protegidas -lugares reservados para la conservación de la naturaleza, como los parques nacionales- están más "protegidas" que otras.

En los últimos años se ha visto una ola de retrocesos en la protección legal de las áreas protegidas, incluyendo Brasil, según ha demostrado una investigación de Conservación Internacional.

Un estudio reciente encontró que los gobiernos de 73 países han eliminado más de 500.000 kilómetros cuadrados de las áreas protegidas y han reducido la protección a 1,65 millones de kilómetros cuadrados adicionales. Desde el año 2000, se ha retrocedido en más de tres cuartas partes en protección desde 1892.

Brasil no es ajeno a estos eventos de "PADDD" - abreviatura en inglés para la degradación, reducción y pérdida de protección legal de áreas protegidas - dice Rachel Golden Kroner, una experta mundial en PADDD de Conservación Internacional.    

"Encontramos que el 4 por ciento de las áreas protegidas en Brasil fueron afectadas por eventos de PADDD durante los últimos 46 años", dijo a Conservation News a principios de este año. "Aunque esto es técnicamente más bajo que en otros países de la Amazonia, es una zona para vigilar de cerca."

La deforestación en un área determinada puede ir de la mano con la pérdida de la protección legal en esa zona, dijo. 

"Hemos analizado las condiciones que podrían conducir a eventos de PADDD y hemos encontrado que la deforestación es un factor de riesgo significativo: Las áreas protegidas en Brasil que ya estaban más deforestadas estaban en mayor riesgo de experimentar retrocesos legales de sus protecciones", dijo.

"Con esto en mente, más pérdida de bosque debido a incendios podría llevar a más eventos de PADDD."

A pesar de las claras correlaciones, se necesita más investigación, dice, para comparar los eventos de PADDD con los nuevos incendios.

"Podemos rastrear los incendios en toda la región en tiempo real", dijo. "Rastrear cambios legales toma más tiempo."

4. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Todavía podemos salvar la Amazonia. Pero va a tomar medidas a gran escala, y en múltiples niveles.

Según informes de los medios de comunicación, los países estaban discutiendo la aplicación de presión internacional sobre el gobierno brasileño para que tomara medidas. El presidente francés Emmanuel Macron tuiteó sobre los incendios, afirmando que la protección de la Amazonía debe ser un tema principal en la próxima cumbre del G7.

Otros países de la cuenca amazónica ya están tomando medidas para proteger los bosques, desde establecer más áreas protegidas hasta ayudar a implementar un mercado de créditos de carbono que ayude a mantener los bosques en pie.  ​​​​

Aunque está bien preocuparse, es fundamental no darse por vencido: "Los pesimistas nunca consiguen hacer nada", dijo el director ejecutivo de Conservación Internacional, M. Sanjayan, a principios de esta semana a la cadena de televisión C-SPAN.