Los diez bosques más amenazados en el mundo
 
Debido a que las Naciones Unidas declaro el 2011 como el Año Internacional de los Bosques, Conservación Internacional  resalta los ecosistemas selváticos al borde del colapso.
2 de febrero de 2011 (Arlington, VA – EE.UU.) – Durante el Año Internacional de los Bosques, declarado por las Naciones Unidas, la atención del mundo debe centrarse en la necesidad de reforzar la protección de los bosques y en asegurarse de que no se subestime su gran importancia para la conservación de la biodiversidad, la estabilización del clima y el desarrollo económico, afirmó Conservación Internacional.

Para conmemorar la ocasión, Conservación Internacional, que trabaja en casi 40 países alrededor del mundo, resalta los diez hotspots forestales  más amenazados en todo el mundo. Estos hotspots de biodiversidad perdieron el 90% o más de su hábitat original y cada uno alberga, como mínimo, a 1.500 especies de plantas endémicas (que no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra). Si estos bosques se pierden, tales especies endémicas se extinguirán para siempre. De igual manera, estos bosques constituyen potencialmente el sustento vital de cerca de 1.000 millones de personas, que viven allí o en áreas circundantes, y dependen directa o indirectamente de los recursos naturales que los ecosistemas selváticos proporcionan.       

Los diez hotspots forestales más amenazados son:Indo-Birmania, Nueva Zelanda, La Sonda, Las Filipinas, Mata Atlántica, Las Montañas del Suroccidente de China, Provincia Florística de California, Bosques Costeros de Africa Oriental, Madagascar y las Islas del Océano Indico, Afromontañas Orientales, . (Vea en la parte inferior el orden, descripción, fotos y mapas de cada lugar)

En su totalidad, los bosques cubren únicamente el 30% del área de nuestro planeta y, aun así,  albergan el 80% de la biodiversidad terrestre del mundo. También proporcionan el sustento de 1.600 millones de personas, que dependen directamente de la preservación de los bosques para obtener sus ingresos. Los árboles, las flores, los animales y los microorganismos que se encuentran en los bosques forman una red vital compleja. Las interacciones entre las especies y sus ecosistemas funcionan como fábricas naturales de algunas de nuestras necesidades más básicas, como aire limpio, suelos fértiles, medicamentos, polinización de los cultivos y agua dulce.           

También se debe reconocer cada vez más el papel que juegan los bosques en la estabilización del clima, puesto que las emisiones que resultan de la deforestación representan aproximadamente el 15% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero y constituyen reservas superiores de carbón. Los diez hotspots forestales  más amenazados almacenan cerca de 25.000 millones de toneladas de carbón, lo que contribuye a limpiar el aire y tolerar los efectos casi inevitables del cambio climático.

“Se están destruyendo los  bosques a un ritmo alarmante,  dando espacio a praderas, tierras para cultivar, explotación de minerales y el crecimiento descontrolado de las áreas urbanas; sin embargo, al hacerlo estamos destruyendo nuestra capacidad para sobrevivir” afirmó Olivier Langrand, Director de Política Internacional de CI. “Debemos considerar a los bosques como mucho más que un conjunto de árboles, ya que ellos nos proporcionan beneficios vitales. Los bosques ya juegan un papel económico impresionante en el desarrollo de muchos países, como fuente de madera, alimentos, refugio y recreación, y tienen un potencial incluso mayor en términos de suministro de agua, prevención de la erosión y captura de carbono”. 

Además de su importancia para la biodiversidad y la estabilización del clima, los bosques han adquirido un papel gradualmente más significativo en la provisión de agua dulce a escala global. Aproximadamente tres cuartos del agua dulce disponible en el mundo proviene de cuencas fluviales forestales y dos tercios de todas las ciudades principales de los países en desarrollo dependen de los bosques aledaños para el suministro de agua dulce.

Tracy Farrell,

“Durante este Año Internacional de los Bosques, invitamos  a los países a mirar desde otra perspectiva el valor a largo plazo de administrar y proteger sus bosques naturales, que se constituyen en activos de importancia global” agregó Langrand. “Los bosques en óptimas condiciones son una parte importante de nuestro capital natural y nos ofrecen el medio con la mejor relación costo-beneficio para enfrentar los desafíos ambientales del cambio climático y el aumento de la demanda de productos derivados de los bosques”.

A continuación presentamos la lista y algunos datos específicos de los diez Hotspots forestales más amenazados en el mundo ordenados según el porcentaje de hábitat original restante:

                                        

 

Hotspot

Hábitat restante

Tipo de vegetación predominante

1

Indo-Birmania (Asia-Pacífico)

5%

Selva umbrófila

2

Nueva Zelanda (Asia-Pacífico)

5%

Selva umbrófila                                

3

La Sonda (Asia-Pacífico)

7%

Selva umbrófila

4

Filipinas (Asia-Pacífico)

7%

Selva umbrófila

5

Mata Atlántica (Sudamérica)

8%

Selva umbrófila

6

Las Montañas del Suroccidente de China(Asia-Pacífico)

8%

Bosque templado de coníferas

7

Provincia Florística de California (Norteamérica)

10%

Selva tropófila

8

Bosques Costeros de África Oriental (África)

10%

Selva umbrófila

9

 Madagascar y las Islas del Océano Indico (África)

10%

Selva umbrófila

10

 Afromontañas Orientales (África)

11%

Selva umbrófila; praderas y matorrales de montaña

 

1 - Indo-Birmania

Sus ríos y tierras pantanosas son extremadamente importantes para la preservación de aves, tortugas y peces de agua dulce, incluidos algunos de los peces de agua dulce más grandes del mundo. El lago Tonle Sap y el Mekong son el hábitat del pez gato gigante del Mekong (Pangasianodon gigas) y del carpa dorado de Jullien (Probarbus jullieni). Los ecosistemas acuáticos están sometidos a una intensa presión en muchas áreas de este lugar. Los pantanos de agua dulce e inundación natural y los humedales se destruyen por el drenaje para el cultivo de arroz. Los ríos están condenados a la generación de electricidad, actividad que produce la inundación de los bancos de arena y otros hábitats que normalmente estarían expuestos durante la temporada de sequía. Esta situación afecta gravemente a las aves que anidan en tierra y algunas especies de tortugas. La transformación de los manglares en estanques para la acuicultura de camarones, la pesca excesiva y el uso de técnicas de pesca destructivas también representan problemas importantes para los ecosistemas costeros y de agua dulce. En la actualidad, únicamente se conserva el 5% de su hábitat original.

2 – Nueva Zelanda

Archipiélago montañoso alguna vez dominado por selvas tropicales templadas, Nueva Zelanda es una tierra de paisajes diversos, que alberga niveles extraordinarios de especies endémicas, incluido su representante más conocido, el kiwi. Ninguno de sus especies de mamíferos, anfibios o reptiles se encuentra en otra parte del mundo. Es interesante que los mamíferos terrestres endémicos sean especies de murciélagos. En la actualidad, las especies invasivas representan la amenaza más grave a la flora y la fauna de las islas de Nueva Zelanda. Cuando los europeos zarparon en Nueva Zelanda a inicios del siglo XIX, trajeron consigo 34 especies de mamíferos exóticos (incluidas comadrejas, conejos, gatos, cabras, armiños y hurones) y cientos de especies de plantas invasivas. Junto con el impacto de la caza (y la destrucción de los hábitats), los últimos 200 años han sido testigos de la extinción de aves, invertebrados, plantas, una especie de murciélago endémico y una de peces. Algunas otras especies sobreviven únicamente en poblaciones muy pequeñas en las islas mar adentro. La destrucción del hábitat, a través de la deforestación y el drenaje de los humedales, también es un problema. Este lugar conserva únicamente el 5% de su hábitat original.             

3 - La Sonda

La Sonda cubre la parte oriental del archipiélago que comparten Indonesia y Malasia, un conjunto de cerca de 17.000 islas ecuatoriales, dominado por dos de las islas más grandes del mundo: Borneo y Sumatra. Su espectacular flora y fauna están sucumbiendo ante el crecimiento explosivo de la selvicultura industrial y el comercial animal internacional que exige especies de tigres, monos y tortugas para alimentación y medicina en otros países. Las poblaciones de orangutanes, que se encuentran únicamente en estos bosques, experimentan un drástico declive. Algunos de los últimos refugios de dos especies de rinocerontes de Asia sudoriental también se encuentran en las islas de Java y Sumatra. Como muchas áreas tropicales, los bosques son despejados para usos comerciales. La producción de caucho, aceite de palma y pulpa son tres de las fuerzas más destructivas que enfrenta la biodiversidad en La Sonda. En Sumatra, la extracción ilegal e insostenible de productos provenientes de los bosques, ya sean madereros o no, se  expande por la alta demanda de China, Norteamérica y Japón. En la actualidad, únicamente cerca del 7% de la extensión original de bosques se conserva en condiciones casi intactas.

4 – Filipinas

Más de 7.100 islas se encuentran dentro de las fronteras de Filipinas, calificado como uno de los países con mayor riqueza biológica. Muchas especies endémicas están confinadas a fragmentos de bosque que cubren únicamente el 7% de la extensión original de este lugar. Esto incluye aproximadamente 6.000 especies de plantas y muchas especies de aves, como el águila de Filipinas (Pithecophaga jefferyi), la segunda especie de águilas más grande del mundo. El endemismo de anfibios es también inusualmente alto e impulsa a especies únicas como el tigre, la rana voladora ( Rhacophorus pardalis), que cuenta con adaptaciones especiales para planear, incluidas aletas adicionales de piel y tejidos entre los dedos para elevarse durante el vuelo. Filipinas es también uno de las áreas en mayor peligro de extinción. Históricamente se ha  deforestado para obtener productos madereros y, en la actualidad, los bosques que quedan también se extraen para cultivar y suplir las necesidades de la creciente tasa de crecimiento del país y la extrema pobreza rural. El sustento de cerca de 80 millones de personas depende en gran medida de sus recursos naturales.  

5 – Mata Atlántica

Se extiende a lo largo de la costa atlántica de Brasil y algunas partes de Paraguay, Argentina y Uruguay. También incluye el archipiélago de Fernando de Noronha y otras islas cerca de la costa brasilera. Alberga 20.000 especies de plantas, 40% de las cuales son endémicas. Sin embargo, se conserva menos del 10% de los bosques. Más de dos docenas de especies de vertebrados en peligro de extinción crítico se  aferran a la supervivencia en la región, incluidos leones tamarinos y seis especies de aves, que están restringidas a una pequeña porción del bosque en la región nororiental de Brasil. Empezando con plantaciones de caña de azúcar, y después con cafetales, esta región ha venido perdiendo hábitats por cientos de años. Ahora, con el aumento de la expansión de Río de Janeiro y Sao Paulo, la Mata Atlántica está sometida a una gran presión debido a los problemas ligados a la urbanización. Cerca de 100 millones de personas e industrias que representan la  mayoría de la producción económica del país, incluida manufactura, agricultura y ganadería, dependen de la parte del bosque que se conserva para el suministro de agua dulce. 

6 - Las Montañas del Suroccidente de China

Estas montañas albergan una gran variedad de hábitats, incluida la flora de clima templado con mayor cantidad de especies endémicas en el mundo. El panda gigante en peligro de extinción (Ailuropoda melanoleuca),  está prácticamente  restringido a estos bosques en reducción, es la especie para conservación más representativa y emblemática. Las Montañas del Suroccidente de China también alimentan los sistemas fluviales más ricos en especies en Asia, incluidas varias vertientes del río Yangtze. La caza ilegal, el pastoreo excesivo y la recolección de leña son algunas de las principales amenazas a la biodiversidad de la región. La construcción de la represa más grande de la historia, Tres Gargantas, en el río Yangtze, ya comenzó a amenazar y continuará amenazando gravemente la biodiversidad de la región. Se planea la construcción de represas en todos los ríos principales, lo cual afectará los ecosistemas y el sustento de millones de personas. En conclusión, únicamente el 8% de la extensión original de este lugar se conserva en condiciones óptimas.    

7 – Provincia Florística de California

Es una zona de clima similar al de las regiones mediterráneas y tiene los niveles altos de endemismo vegetal característico de estas regiones. Es hogar de la gigante secuoya, el organismo viviente más grande del planeta, y algunos de los últimos ejemplares del cóndor californiano, el ave más grande de Norteamérica. De hecho, es el área más extensa de cría de aves en Estados Unidos. Algunas de las especies de mamíferos grandes, que alguna vez habitaron esta tierra, están extintas, incluido el oso pardo (Ursus arctos), que aparece en la bandera de California y ha sido símbolo del estado por más de 150 años. La destrucción de las selvas ocasionada por la agricultura comercial es una gran amenaza para la región, puesto que genera la mitad de los productos agrícolas utilizados por los consumidores estadounidenses. Este lugar también está seriamente amenazado por la expansión de las áreas urbanas, la contaminación y la construcción vial, factores que acreditan a California como uno de los cuatro estados con la ecología más deteriorada del país. En la actualidad, se conserva cerca del 10% de de la vegetación original casi intacta.

8 - Bosques Costeros de África Oriental

Aunque pequeños y fragmentados, los bosques sobrevivientes que conforman este grupo albergan niveles asombrosos de biodiversidad. Las 40.000 variedades  de violeta africana cultivada, que constituyen la base de un comercio mundial de plantas para el hogar  de 100 millones de dólares estadounidenses, se derivan de un número reducido de especies encontradas en los bosques costeros de Tanzania y Kenia. Cerca de 200 mamíferos   están en esta región y 11 de ellos son endémicos, incluida la musaraña elefante de trompa dorada (Rhynchocyon chrysopygus). Los primates son importantes especies emblemáticas de esta zona, incluidas tres especies de monos endémicos, dos de los cuales se pueden encontrar en el río Tana que atraviesa Kenia central. La expansión agrícola continúa siendo la amenaza más grande que enfrentan estos bosques. Debido a la mala calidad de los suelos y a la tendencia de crecimiento de la población, la agricultura de subsistencia y comercial siguen consumiendo cada vez más el hábitat natural de la región, en el que únicamente se conserva el 10% de los bosques originales.

9 - Madagascar y las Islas del Océano Índico

Este lugar es un ejemplo vivo de la evolución de las especies en aislamiento. A pesar de la proximidad con África, las islas no comparten ninguno de los grupos típicos de animales de ese continente. En su lugar, allí ha evolucionado una reunión exquisita de especies, con altos niveles de endemismo. Madagascar y los grupos de islas vecinas cuentan con un total impresionante de ocho familias de plantas, cuatro de aves y cinco de primates que no viven en ningún otro lugar de la Tierra. Las más de 50 especies de lémures de Madagascar son los carismáticos embajadores de conservación en la isla en todo el mundo, aunque varias especies se han extinguido. En una de las áreas menos favorecidas económicamente en el mundo, la alta tasa de crecimiento poblacional está sometiendo el entorno natural a una presión extrema.  La agricultura insostenible, la caza, la extracción de madera y la minería industrial y a menor escala son amenazas crecientes. Se estima que sólo el 10% del hábitat original de estas islas se conserva. En Madagascar, la protección de los bosques restantes es de gran importancia dado que, aunque la nación es rica en recursos de agua dulce, cerca de la mitad de la población no tiene un acceso adecuado a su suministro.

10 – Afromontañas Orientales

Las montañas que lo conforman están diseminadas por toda la costa oriental de África, desde Arabia Saudí en el Norte hasta Zimbabwe en el Sur. Aunque son geográficamente disparejas, las montañas que conforman esta región tienen  una flora notablemente similar. El árbol más común es el Podocarpus, aunque el Juniperus se encuentra en bosques más secos de África nororiental y oriental. Se encuentra una zona de bambú de  entre 2.000 y 3.000 metros, donde por lo general hay una zona de bosque de Hagenia hasta de 3.600 metros.  La falla Albertina alberga más mamíferos, aves y anfibios endémicos que cualquier otra región de África. La agitación geológica que crearon las montañas de este lugar también ha producido algunos de los lagos más extraordinarios del mundo. Debido a estos grandes lagos, se puede encontrar una gran diversidad de peces de agua dulce en esta región, que es hogar de 617 especies endémicas. Como en muchas áreas tropicales, la principal amenaza de estos bosques es la expansión de la agricultura, los grandes cultivos de bananas, granos y té. Otra amenaza relativamente nueva que coincide con el crecimiento de la población es el crecimiento del mercado de carne de animales salvajes. En la actualidad se conserva únicamente el 11% del hábitat original.

###

 

Fotos disponibles para descargar (incluir créditos): http://bit.ly/fQrBiH

Mapas disponibles para descargar (incluir créditos): http://bit.ly/iaY3Gh

 

Para obtener más información, contactar con:

Kim McCabe, Directora de medios, Conservation International

kmccabe@conservation.org ; oficina: +1 703-341-2546;  celular: +1 202-203-9927

Patricia Yakabe Malentaqui, Gerente Internacional de Medios, Conservation International

pmalentaqui@conservation.org ;  oficina: +1 703-341-2471;  celular: + 1 571 225 8345

Kelsey Rosenbaum, Coordinador de Medios, Conservation International

krosenbaum@conservation.org;  oficina:703-341-2853

 

Notas para los editores:

Conservation International (CI): sobre una base firme de ciencia, colaboración y conocimiento en el campo, CI empodera a las sociedades para cuidar la naturaleza de manera responsable y sostenible  para el bienestar de la humanidad. Con su sede principal en el amplia área de Washington, D.C., CI trabaja en más de 40 países en cuatro continentes. Para más información sobre CI, visite www.conservation.org