Ranas Mozart y Ventrílocuas Emiten Una Nota de Esperanza y Advertencia para la Recuperación de Haití

1/11/2011

En lo que el País Cumple un Aniversario Difícil, Especies Redescubiertas Ofrecen Esperanza para Haití

Arlington, EE.UU. — En un momento como este, en el que el pueblo de Haití conmemora un doloroso aniversario y lentamente reconstruye su país destruido por el terremoto, los científicos de Conservation International (CI) y el Grupo Especialista en Anfibios (Amphibian Specialist Group, "ASG") del UICN, reportan noticias que esperan se conviertan en una fuente de orgullo y esperanza para el futuro ambiental del país: el sorprendente redescubrimiento de seis especies de ranas únicas mundialmente en los gravemente degradados bosques tropicales del país, las cuales habían estado perdidas para la ciencia por casi dos décadas.

Inspirado por la búsqueda mundial de "ranas perdidas" de Conservation International, el anuncio se da tras una expedición a las remotas montañas del suroeste de Haití el pasado mes de octubre, liderada por el Especialista en Anfibios de CI, el Dr. Robin Moore, en colaboración con el Dr. Blair Hedges de Pennsylvania State University. Su meta: ir en búsqueda de la ya hace tiempo perdida rana La Selle Grass (E. glanduliferoides), la cual no había sido vista hace más de 25 años, y evaluar la situación de muchas de las otras 48 especies nativas de anfibios de Haití, muchas de las cuales dependen de las menguantes regiones montañosas del país – Massif de la Hotte en el suroeste, y Massif de la Selle en el sureste.

Si bien la rana perdida continuó evadiendo a los científicos, el equipo reportó seis otros redescubrimientos de especies de anfibios que no habían sido vistas por casi dos décadas, incluyendo: una rana silbadora  bautizada en honor al compositor Wolfgang Amadeus Mozart; una rana de madriguera con enormes ojos color negro y marcas color anaranjado brillante en sus ancas traseras; una escurridiza rana ventrílocua que tiene la habilidad de "lanzar" su voz para confundir a los posibles depredadores; y una rana de tierra manchada con ojos color zafiro extremadamente inusuales.

"Fue increíble" dijo el Dr. Moore. "Salimos en búsqueda de una especie perdida y encontramos un tesoro escondido de otras. Para mí eso representa una muy bienvenida dosis de resistencia y esperanza para las personas y la vida silvestre de Haití". 

Con la deforestación a gran escala que está dejando al país con menos del dos por ciento de su cubierta forestal original y degradando la mayoría de los ecosistemas de agua dulce de los cuales dependen los haitianos, los bosques nublados de las montañas del suroeste son los dos últimos focos de salud ambiental y riqueza natural que quedan en Haití. De hecho, el Massif de la Hotte ha sido destacado por la Alianza para una Extinción Cero (Alliance for Zero Extinction, "AZE") como la tercera prioridad más alta de conservación a nivel de sitio en el mundo, con 15 especies endémicas de anfibios que sólo se encuentran allí y en ningún otro lugar.

"Una suposición común sobre Haití es que ya no queda nada que salvar", dijo Moore, quien también documenta sus hallazgos en calidad de fotógrafo de la Liga Internacional de Fotógrafos Conservacionistas (International League of Conservation Photographers, "ILCP"). "Eso no es del todo cierto. Existen focos biológicamente ricos que permanecen intactos a pesar de sufrir enormes presiones ambientales. Haití ahora tiene la oportunidad de diseñar sus planes de reconstrucción alrededor de estos focos, y de hacerlos crecer para que puedan actuar más eficazmente como amortiguadores naturales contra el cambio climático y los desastres naturales".

Sin embargo, existe muy poco tiempo que perder, añadió el Dr. Hedges. Al igual que en otras partes del mundo, las poblaciones de anfibios de Haití están en peligro de desaparecer, con un asombroso 92% de las especies de anfibios del país incluidas en la lista de especies amenazadas. Más del 30 por ciento de todas las especies de anfibios a nivel mundial están amenazadas de extinción.

"La biodiversidad de Haití, incluyendo sus ranas, se está acercando a un evento de extinción masiva ocasionada por la masiva y casi completa deforestación. A menos que la comunidad global encuentre una solución pronto, perderemos para siempre a muchas especies únicas", dijo Hedges.

Moore, junto con Hedges y varias otras personas, pasó ocho días y noches en los bosques nublados del sur de Haití, registrando árboles, lechos de ríos, y cubiertas vegetales en busca de anfibios. Durante ese tiempo, el equipo descubrió la alentadora cantidad de 25 especies únicas de las 49 especies nativas conocidas que tiene el país. En medio del telón de fondo de la lucha de Haití por reconstruir, Moore agregó cierto contexto importante.

"La devastación que la gente de Haití aún está sobrellevando es casi inimaginable. Yo nunca he visto nada similar", dijo Moore, quien ha explorado regiones en Haití tres veces, antes y después del terremoto. "Es claro que la salud de las ranas de Haití no es la mayor preocupación de nadie aquí. Sin embargo, los ecosistemas que estas ranas habitan y su capacidad de sostener vida, son críticamente importantes para el bienestar a largo plazo de la gente de Haití, quienes dependen de bosques saludables para su subsistencia, seguridad alimenticia y agua dulce. Los anfibios son lo que llamamos una especie barómetro de la salud del planeta. Ellos son como los canarios en la mina de carbón. A medida que ellos desaparecen, también así lo hacen los recursos naturales de los que dependen las personas para sobrevivir".

Entre los redescubrimientos de anfibios del equipo se encuentran las siguientes seis especies, las cuales se encuentran incluidas en la lista de especies Críticamente Amenazadas. (Ver las notas del editor para un enlace a las imágenes):

  1. Hispaniolan Ventriloquial Frog – vista por última vez en 1991 – (Eleutherodactylus dolomedes) Longitud máxima de 21,6mm.  Elevación 1120 m. Esta rana fue bautizada por su croar, el cual proyecta como el ventrílocuo que inspiró su nombre. Su inusual croar consiste en una serie de gorjeos rápidos de siete notas, con las cuatro notas iniciales subiendo lentamente de tono antes de estabilizarse; el croar se emite en intervalos bien espaciados, a menudo minutos aparte. Antes de esta expedición, solo se conocían unos pocos individuos de esta especie.

  2. Rana de Mozart – vista por última vez en 1991. (E. amadeus)  Longitud máxima: 25mm; elevación 1000-2340 m. Se llama rana de Mozart debido a que cuando Blair Hedges, quien descubrió la especie, hizo un audio espectrograma  de su croar, se asemejó coincidentemente a notas musicales. Su croar es un silbido apagado de cuatro notas emitido de noche; por lo general, al anochecer y al amanecer es emitido como un croar más corto de dos notas.

  3. La Hotte Glanded Frog – vista por última vez en 1991. (E. glandulifer) Longitud máxima: 53mm. Elevación 303-1886m. La característica más distintiva de esta rana son sus asombrosos ojos azules color zafiro – una característica extremadamente inusual entre los anfibios.

  4. Macaya Breast-spot frog – vista por última vez en 1991. (E. thorectes)  Longitud máxima: 15,1mm. Elevación 1700-2340m. Aproximadamente del tamaño de una uva verde, esta es una de las ranas más pequeñas del mundo. En Haití, esta especie tiene un ámbito muy restringido, encontrándose únicamente en los picos de Formon y Macaya en las altas elevaciones del Massif de la Hotte.

  5. Hispaniolan Crowned Frog – vista por última vez en 1991. (E. corona)  Longitud máxima: 19,1mm. Esta especie fue bautizada por una fila sutil de protuberancias que se asemeja a una corona en la parte trasera de su cabeza. Antes de esta expedición, se conocían menos de 10 individuos de la especie, y es probable que sea extremadamente inusual. Es una especie arborícola, encontrándose en bosques nublados de altas elevaciones. Los machos emiten su croar desde bromeliáceas u orquídeas, las cuales parecen requerir para su reproducción.

  6. Macaya Burrowing Frog -  vista por última vez en 1996. (E. parapelates) Un hallazgo sorpresa: Esta es la primera vez que se documenta esta especie en este área (anteriormente conocida solamente en dos localidades en el Massif de la Hotte). Este es ahora el único lugar donde se sabe que existen dos ranas de madriguera que comparten el mismo hábitat. Esta especie es bastante espectacular, con ojos negros grandes y destellos anaranjados en las ancas. El croar de los machos es bajo, tienen cámaras subterráneas y también ponen sus huevos bajo la tierra, donde ranas jóvenes salen directamente del cascarón.

La Búsqueda de las Ranas Perdidas (Search for Lost Frogs) de Conservation International, lanzada en el verano de 2010, es una búsqueda sin precedentes para localizar especies que no han sido vistas por una década o más, y las cuales se temen extintas. La búsqueda, la cual se ha expandido a equipos locales en 19 países en cinco continentes, ha dado como resultado el redescubrimiento de tres especies en los últimos seis meses, incluyendo: una salamandra mexicana que no había sido vista desde su descubrimiento en 1941, una rana de la Costa de Marfil que no había sido vista desde 1967, y otra rana de la República Democrática del Congo que no ha sido había sido vista desde 1979.

Moore añadió, "Encontrar seis especies perdidas en estos rincones relativamente pequeños del país nos dice que, a pesar de las tremendas presiones humanas, la naturaleza está aguantando en Haití. Hay motivos de esperanza. Cuando se gestionan adecuadamente, estas especies y ecosistemas se pueden convertir en una fuente de riqueza natural y orgullo nacional para el país, que esperamos ofrecerán beneficios a largo plazo para su gente".

La primera fase de la campaña de Búsqueda de las Ranas Perdidas ha concluido, y se espera que se anuncien más redescubrimientos este invierno, con una nueva búsqueda a lanzarse más adelante este año. Para darle seguimiento a la campaña, visite: www.conservation.org/lostfrogs  


Contenido disponible para los medios:

 


Notas para los Editores:

Conservation International (CI) - Apoyándose en una sólida fundación científica, de asociación y de demostraciones de campo, CI faculta a las sociedades para cuidar a la naturaleza y a nuestra biodiversidad mundial de una manera responsable y sustentable para el bienestar de la humanidad. Con sede en Washington, D.C., CI trabaja en más de 40 países en cuatro continentes. Para más información, visite www.conservation.org

Grupo Especialista en Anfibios del UICN  (IUCN Amphibian Specialist Group - ASG) - El ASG de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se esfuerza por conservar la diversidad biológica estimulando, desarrollando y ejecutando programas prácticos para conservar a los anfibios y sus hábitats alrededor del mundo. Esto se logra apoyando a una red mundial de aliados para desarrollar financiamiento, capacidad y transferencia de tecnología a fin de alcanzar metas estratégicas compartidas de conservación de anfibios. Para más información, visite:  www.amphibians.org