Científicos Presentan Advertencia y Plan para Proteger el 'carbono azul' de la Tierra

3/23/2011

Es necesaria una acción inmediata para detener las crecientes emisiones de carbono de los ecosistemas marinos costeros destruidos y degradados

Arlington, EE.UU./Gland, Suiza/París, Francia — La destrucción de ecosistemas costeros con presencia de carbono, como manglares, pastos marinos y pantanos costeros, está llevando a creciente emisión de CO2 en el océano y la atmósfera, según los 32 científicos marinos más destacados del mundo.

Esta conclusión principal señala una serie de advertencias y recomendaciones desarrolladas por el nuevo Grupo Internacional de Trabajo para el Carbono "Azul" Costero, que se reunió por primera vez el mes pasado en París. El Grupo de Trabajo fue creado como primer paso para impulsar la gestión científica y las metas políticas de la Iniciativa de Carbono Azul, cuyos miembros fundadores incluyen Conservación Internacional (CI), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) y la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (IOC) de la UNESCO.

Se estima que la mayor parte del carbono emitido como resultado de la destrucción de manglares, pastos marinos y pantanos costeros tiene miles de años de antigüedad ya que el CO2 almacenado en estos ecosistemas no sólo se encuentra en las plantas, sino en todas las capas de tierra subyacentes. El total de los depósitos de carbono por kilómetro cuadrado en estos sistemas costeros puede ser hasta cinco veces más que el carbono almacenado en los bosques tropicales, debido a su capacidad para absorber, o captar, carbono a un coeficiente de hasta 50 veces que el de la misma área de bosque tropical. La gestión de ecosistemas costeros puede complementar los esfuerzos para reducir las emisiones generadas por la degradación del bosque tropical.

De acuerdo con las recomendaciones de los científicos en el Grupo de Trabajo de Carbono Azul, que reúne la experiencia de 11 países en cinco continentes diferentes, el conocimiento existente sobre las reservas de carbono y las emisiones de ecosistemas costeros degradados o convertidos es "suficiente para exigir mejores acciones de gestión".

La Dra. Emily Pidgeon, Directora de Cambio Climático Marino en Conservación Internacional, y una destacada científica en la conservación del carbono azul enfatizó: "Conocemos desde hace mucho tiempo la importancia de los sistemas costeros para la industria pesquera y la protección costera por las tormentas y tsunamis. Ahora estamos aprendiendo que, si se destruyen o degradan, estos ecosistemas costeros se convierten en los más grandes emisores de CO2 durante años después de que las plantas son eliminadas. En términos más sencillos, es como un sangrado lento y prolongado difícil de parar. Así que necesitamos detener urgentemente la pérdida de estos ecosistemas con altas cantidades de carbono, para frenar el avance del cambio climático.

Drenar un típico humedal costero, como un manglar o un pantano, libera 0.25 millones de toneladas de bióxido de carbono por kilómetro cuadrado por cada metro de tierra perdida. Los datos globales muestran que las praderas marinas, pantanos de marea y manglares son degradados o destruidos en las líneas costeras del mundo a gran velocidad. De hecho, entre 1980 y 2005, 35,000 kilómetros cuadrados de manglares fueron eliminados a nivel mundial — un área del tamaño de Bélgica. Esta área degradada todavía sigue liberando hasta 0.175 gigatoneladas de bióxido de carbono cada año — equivalentes a las emisiones anuales de países como Holanda o Venezuela.

La Subdirectora General de (IOC) y Secretaria General Ejecutiva Wendy Watson-Wright añadió: "Estudios científicos han demostrado que aunque manglares, pastos marinos y pantanos costeros conforman menos del 1% de la biomasa total de plantas de la tierra y bosques, ellos reciclan casi la misma cantidad de carbono que el 99% restante. Así que el deterioro de estos ecosistemas eficientes en materia de carbono es una causa válida de preocupación".

Durante el curso de tres días en París, los científicos concluyeron la reunión con un conjunto de prioridades y recomendaciones importantes:

  • Mejores esfuerzos de investigación nacional e internacional: tales como desarrollar un inventario y metodologías de contabilidad para el carbono costero; realizar inventarios de carbono, realizar investigaciones y monitoreo focalizados para cuantificar con mayor precisión las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes de la pérdida de ecosistemas costeros; y establecer una red de demostraciones de campo que ayuden a desarrollar la capacidad y la participación de la comunidad.

  • Mejores prácticas de gestión local y regional: como identificar y reducir los principales conductores de la degradación de sistemas costeros con alta concentración de carbono, (desarrollo urbano, agricultura, acuicultura, contaminantes y degradación de nutrientes, dragado e introducción de construcciones artificiales), reforzar la conservación nacional a local y medidas de protección para los sistemas costeros de alta concentración de carbono e iniciar la restauración de los sistemas perdidos/degradados.

  • Mejor reconocimiento internacional de ecosistemas de carbono costero: a través de organismos internacionales como el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC)

Los científicos enfatizaron que la mejor gestión de los ecosistemas costeros marinos no tiene como finalidad convertirse en un obstáculo evidente para el desarrollo económico de las naciones o la producción de alimentos, sino en una estrategia específica que dé prioridad a la conservación de zonas costeras de alta concentración de carbono, específicas y únicas, que actúen como esponjas globales para el CO2 global. Ellos recomiendan que las naciones y gestores reconozcan mejor los servicios vitales que estos humedales proporcionan a la humanidad, y den prioridad a su protección.

"La capacidad de los humedales costeros para reducir el cambio climático al capturar y almacenar el bióxido de carbono es considerable, pero ha sido pasado por alto", dice Jerker Tamelander, Gestor de Océanos y Cambio Climático para la IUCN. "Si son valorados y gestionados adecuadamente, los ecosistemas costeros pueden ayudar a muchos países a cumplir con sus metas de atenuación, al apoyar la adaptación en las áreas costeras vulnerables".

El grupo de trabajo se reunirá de nuevo en agosto, y continuará con su estudio científico de colaboración. Este grupo cuenta con el financiamiento de la Fundación Waterloo, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).

###

Para ver todas las recomendaciones de los científicos, visite: http://www.marineclimatechange.com/marineclimatechange/bluecarbon_recommendations.html

Imágenes disponibles para su descarga y uso de medios de comunicación con créditos adecuados: http://www.smugmug.com/gallery/16118332_SGt9F

Para solicitar entrevistas o más información:

Kim McCabe
Conservación Internacional
+1 703 341-2546
kmccabe@conservation.org

Borjana Pervan
IUCN
+41 22 999 0115
borjana.pervan@iucn.org

Agnes Bardon
UNESCO
+33 (0)1 45 68 17 64
a.bardon@unesco.org

Conservación Internacional (CI) – Centrada en una base científica sólida , con alianzas y proyectos demostración en el campo, CI apoya y fortalece a las sociedades para el cuidado responsablede la naturaleza, nuestra biodiversidad global para el bienestar humano. Con sede en Washington, DC, CI trabaja en más de 40 países en cuatro continentes. Para más información, visite: www.conservation.org

IUCN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, ayuda al mundo a encontrar soluciones pragmáticas para los retos más urgentes de nuestro medio ambiente y desarrollo. La IUCN trabaja en la biodiversidad, el cambio climático, la energía, la subsistencia de las poblaciones humanas y por una economía mundial ecológica apoyando la investigación científica, gestionando proyectos de campo en todo el mundo y reuniendo a los gobiernos, ONGs, la ONU y compañías para desarrollar políticas, leyes y mejores prácticas. www.iucn.org

Comisión Oceanográfica Intergubernamental (IOC) La Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO promueve la cooperación internacional y coordina programas de investigación marina, servicios, sistemas de observación, mitigación de riesgos y desarrollo de capacidades para aprender más y gestionar mejor la naturaleza y los recursos del océano y áreas costeras. A través de la aplicación de este conocimiento, la Comisión busca mejorar las prácticas de gestión y el proceso de toma de decisiones de sus Estados Miembros, fomentar el desarrollo sustentable y proteger el entorno marino. www.ico-unesco.org

Request an Interview

,

,

Related Content