Estudio demuestra que los Bosques de Niebla son Fundamentales para Asegurar el suministro de Agua para la Operación de Represas
El estudio demuestra queLos Bosques de Niebla Tropicales Filtran la Mitad del Agua Superficial Disponible en Cuencas de Represas
Arlington, Va. (Abril 24, 2013) – Los resultados de un estudio de cuatro años, líderado por el Dr. Leonardo Sáenz, Director de Eco-hidrología de Conservación Internacional y publicado este mes en la revista científica Ecosystem Services (Servicios Ecosistémicos), han revelado que los bosques de niebla son responsables de filtrar cerca de la mitad del agua superficial disponible en las cuencas de represas tropicales. Los datos ofrecen contexto a la importancia relativa de los bosques de niebla para los almacenamientos de agua dulce, producción de energía y la salud de la biodiversidad, y suministran a administradores ambientales y tomadores de decisiones con información crítica que puede ser usada para evaluar el alto valor económico y ecológico de los servicios que los bosques de niebla prestan para garantizar sociedades saludables, estables y sostenibles. El estudio además ayudará a definir áreas prioritarias de conservación dentro de las cuencas de embalses buscando optimizar los beneficios naturales de los bosques de niebla así como el desempeño de la infraestructura de represas y embalses.

En conjunto, un equipo de científicos de Conservación Internacional y el King’s College de Londres mapearon la ubicación de más de 20,000 embalses a lo largo de los trópicos en Africa, Asia, Australia, América Central y Sur América, como parte de la base de datos de embalses tropicales del King’s College de Londres (King’s College London Tropical Database of Dams - KCL – TDD por sus siglas en Inglés), incluyendo pequeños embalses que nunca antes habían sido mapeados. Estos pequeños embalses, concluyen los investigadores, son claves para el suministro de agua a nivel rural así como para el desarrollo de proyectos de generación de pequeña escala, que por desarrollarse en infrastructura existente tienen impacto mínimo o nulo sobre el medio ambiente. La incorporación de embalses grandes y pequeños hacen de dicha base de datos el más detallado censo geo-referenciado de represas tropicales de la actualidad.

“El volumen de agua que los bosques de niebla son capaces de filtrar muestra que su conservación puede ser parte de una estrategia inteligente de bajo costo y alto beneficio para mejorar el desempeño de represas” dice el autor líder del estudio. “Demostrar el valor que los bosques de niebla, en términos de los importantes servicios ecosistémicos que suministran, es fundamental para crear los incentivos y señales de mercado reales que son necesarios para prevenir su deforestación y asegurar su restauración”.   

Como ecosistema de funciones múltiples, los bosques de niebla generan una variedad de beneficios de capital natural en los países o regiones donde aún se encuentran, suministrando agua dulce de alta calidad, capturando y almacenando carbono atmosférico y dando soporte a una amplia y rica biodiversidad.  Por ejemplo: aunque varían de continente a continente, los bosques de niebla son de los lugares más ricos en diversidad de flora, anfibios, aves, reptiles y albergan especies amenazadas tales como el Oso de Anteojos de los Andes (Tremarctos por su nombre científico) y el Tapir de Montaña. Al mismo tiempo, los bosques de niebla son de los ecosistemas más amenazados del planeta debido al cambio climático, deforestación y conversión a pastos, lo que hace que el mundo haya perdido a la fecha un estimado del 55% de los bosques de niebla originales, lo cual corresponde a alrededor de 2.7 millones de kilómetros cuadrados – un area similar al tamaño de Argentina.

“La relación que los bosques de niebla tienen con las represas tropicales es importante porque 41% de la extensión global de bosques de niebla se encuentra dentro de las cuencas alimentadoras de sus reservorios” dice el Dr. Sáenz. “Si estos bosques se degradaran aún más también lo haría el desempeño de dicha infraestructura”.

Esto es porque la pérdida de bosques de niebla puede ser muy dañina para la operación de represas. Su pérdida puede incrementar significativamente la sedimentación de reservorios y acelerar el daño de turbinas, lo cual puede reducir el desempeño económico. Esto es grave además pues las represas existentes - particularmente en áreas tropicales – son fundamentales para el suministro de agua potable, irrigación de cultivos, control de inundaciones y la generación de energía hidroeléctrica. Un estudio del Sr. Sáenz que va a ser publicado al final de la primavera, en la misma línea explora y discute como la pérdida del bosque de niebla puede reducir el desempeño económico de represas de generación.

El Dr. Mark Mulligan del  King’s College de Londres y co-autor dice, “En un futuro, reconociendo que el suministro de agua a las represas es desde sus cuencas aguas arriba y facilitando un mejor apoyo a las comunidades marginales - y a menudo pobres - que se ubican en estas áreas altamente pendientes de las montañas tropicales, se podría diversificar las actividades económicas en éstas zonas, aliviar pobreza, y reducir la presión agrícola existente sobre los fragmentos de bosque de niebla que aun existen y al mismo tiempo mejorar las oportunidades para que las inversiones en este tipo de infraestructura sean realmente costo efectivas ”.

“La protección de bosques de niebla puede ser una muy eficiente y productiva solución en términos de infraestructura natural para mejorar la efectividad de represas” dice el Dr. Fabio Arjona, Director Ejecutivo de Conservación Internacional en Colombia.  De acuerdo al estudio Colombia tiene más de 170 represas entre grandes y pequeñas, de las cuales solo cerca de 10% son dedicadas a generar hidroelectricidad, y un estimado de 20,150 kilómetros cuadrados de bosques de niebla aguas arriba de éstas represas. “Estos resultados podrían ayudar países como Colombia  optimizar sus actuales 10 gigawatt de capacidad de generación hidroeléctrica instalada y producir más firmeza a través de la protección y restauración de bosques de niebla críticos”. 

A través de una ciencia sólida y de colaboración estratégica, CI está trabajando para crear un nuevo paradigma de desarrollo que pone el valor de la naturaleza en el centro de la toma de decisiones, respetando la naturaleza y dando a conocer el real valor de la naturaleza y sus valiosos servicios ecosistémicos sobre los cuales las personas – a menudo los pobres – dependen” dice Sáenz. “Estamos alcanzando un momento en el cual no tenemos que escoger más entre las percepciones encontradas sobre las necesidades de la naturaleza versus las necesidades de la gente. Estas no son mutuamente excluyentes, y de hecho, deben ser conjuntamente consideradas buscando crear y mantener sociedades, saludables, estables y duraderas”.