Gobiernos deben proteger un cuarto del la tierra del planeta para evitar crisis ambiental
Un nuevo análisis argumenta a favor de la protección de 25% de la superficie del planeta y el 15% de los océanos para el año 2020
Washington, DC (15 de Octubre, 2010) — Líderes mundiales reunidos en Japón la próxima semana en la cumbre sobre biodiversidad de la ONU, deben acordar poner al menos el 25 por ciento de la tierra del planeta y el 15 por ciento de los océanos bajo protección hasta el 2020, si se quiere tener éxito en sus esfuerzos para resolver la actual crisis ambiental, según lo mostrado en un nuevo análisis por Conservacion Internacional.

Poner una extensa área del planeta bajo protección es crucial para asegurar la importante diversidad biológica y la prestación de los servicios vitales de la naturaleza a la población. Los hábitats naturales — y las especies y recursos genéticos que albergan — apoyan a la economía mundial y miles de millones de personas que dependen directamente de ellos para sus necesidades inmediatas, como alimentos, ingresos y vivienda. En la actualidad, alrededor del 13%de las áreas terrestres del mundo y menos del 1% de los océanos abiertos están protegidos.

El análisis muestra que es necesario que al menos el 17% de la tierra del planeta se proteja debido a las áreas prioritarias conocidas por su  biodiversidad y es necesario un 6.11% adicional para asegurar un adecuado almacenamiento de carbono en los ecosistemas naturales. El análisis aclara que las áreas protegidas no son sólo las reservas naturales estrictamente, también pueden referirse a las áreas manejadas para usos múltiples, como recreación, actividades económicas sostenibles, o por su singular belleza y valor cultural.

Cuando los líderes mundiales se reúnan en la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB), que comenzara el próximo lunes en Nagoya, se discutirán un conjunto de 20 objetivos para frenar la pérdida de biodiversidad en la próxima década — uno de ellos es sobre la necesidad de establecer áreas bajo protección. Los números que se discuten son alrededor de 15–20 por ciento de la tierra y aún no se ha determinado el porcentaje de los océanos.

"Los objetivos actuales son claramente insuficientes en cuanto a la protección de la biodiversidad y la protección de los servicios esenciales para las personas. La ciencia nos muestra que necesitamos proteger más lugares y en dónde se encuentren los lugares clave ", dijo Frank Larsen de Conservación Internacional, autor principal del análisis. "También hay evidencia de que los costos de expansión de las áreas protegidas son compensados por los beneficios, incluyendo nuevos puestos de trabajo y la capacidad de las personas para soportar los efectos del cambio climático."Lina Barrera, Directora de Biodiversidad y Servicios Ambientales de Conservación Internacional, agregó: "El problema es que la mayoría de los costos son locales, mientras que la mayoría de los beneficios son globales, por lo que los políticos no ven mucho incentivo para que las cosas sucedan. Este es el momento de ser valientes y realistas acerca de la necesidad de ponernos en el camino para un futuro más sostenible”.

Según el análisis, la protección de un 25% de las tierras y el 15% de los océanos es aún una estimación preliminar. Tiene en cuenta las necesidades para hacer frente al almacenamiento de carbono, pero en cuanto a otros importantes servicios del ecosistema — como el agua, la polinización de cultivos y la pesca — se añaden, los números serán más altos. Además, en regiones muy afectadas por la degradación ambiental, las áreas protegidas son más propensas a que sean los ambientes naturales que se mantendrán intactos.